Las juventudes del PP lanzan una campaña contra el cierre del ocio nocturno en Cataluña

Denuncian el impacto económico, sobre todo entre los jóvenes, de las restricciones decretadas por la Generalitat

De manera gráfica, las juventudes del PP en Cataluña -Nuevas Generaciones- han impulsado una campaña contra el cierre del ocio nocturno decretado por la Generalitat. A través de diversos mensajes en las redes sociales y un comunicado, han denunciado el impacto económico y social de las restricciones y han puesto el acento en los jóvenes. Consideran que las medidas “no solo suponen un grave menoscabo económico, sino también un perjuicio para muchos jóvenes catalanes que trabajan en este sector para poder gozar de cierta autonomía”, en alusión al pago de sus estudios, por ejemplo.

En este sentido, los populares creen que las medidas suponen un “castigo” para el sector tras los esfuerzos que ha hecho para implementar medidas sanitarias y puede tener efectos contraproducentes ya que puede incentivar la celebración de fiestas clandestinas (botellones ilegales).

La organización liderada por Irene Pardo también carga contra lo que considera una “criminalización” de los jóvenes y denuncia las contradicciones que supone permitir aglomeraciones en ciertos lugares, como el metro o transporte público, mientras no se permite la apertura de locales de ocio nocturno bajo las estrictas medidas de seguridad.

En cuanto al impacto económico, advierten de que el ocio nocturno aporta 3.800 millones de euros y 38.040 trabajadores. “No podemos dejarlo morir”, claman.

De momento, el cierre de bares y restaurantes, así como el resto de restricciones en comercios, teatros, cine y gimnasios, no ha entrado en vigor en Cataluña porque está a la espera del aval del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que debería de pronunciarse en las próximas horas.