La Universitat de València celebra el XVI Día Mundial de los Institutos Confucio con una actividad virtual

El experto valenciano Vicente J. Valls muestra las posibilidades didácticas y el modo de elaboración de un dragón chino

El Instituto Confucio de la Universitat de València (ICUV) ha celebrado, en colaboración con su homónimo de la Universidad Autónoma de Yucatán (México), y a través del Centro Regional de Institutos Confucio de América Latina y el Caribe (Crical), el Día Mundial de los Institutos Confucio, una jornada festiva dedicada al maestro Confucio (551-479 a. C.)

Los 525 centros que existen en el mundo que llevan su nombre, y que se dedican a la enseñanza y difusión de la lengua y la cultura chinas, lo conmemoran durante este fin de semana. En esta edición, la decimosexta desde la fundación del primer IC en Seúl (Corea del Sur) en 2004, y a causa de la pandemia, las celebraciones han tenido lugar por Internet. En el caso del de la Universitat de València, ha organizado una actividad conjunta dedicada a la construcción de un dragón chino como recurso didáctico para el aprendizaje basado en proyectos.

En la conferencia, realizada por el experto valenciano Vicente J. Valls, se han mostrado las posibilidades didácticas y el modo de elaboración de un dragón chino. Para el líder de Hong Teck Spain, natural de Ontinyent pero afincado desde hace años en la Vall d’Uixò, las posibilidades didácticas de la construcción y el posterior baile del dragón son muy extensas.

En su amena charla, que ha estado acompañada de materiales de video y de fotografías que explicitan el proceso de creación, ha ido desgranando la peculiar simbología que el dragón ejerce en la cultura y costumbres chinas.

Está considerado como un animal auspicioso y portador de la buena suerte. También es venerado como un animal sagrado, que aparece en los mitos y leyendas de este país, y su danza se utiliza para bendecir edificios y lugares de nueva construcción, entre otras facetas.

Durante la actividad, el director del ICUV, Vicente Andreu, ha manifestado que “la cultura china se manifiesta en costumbres como esta que tienen una referencia ancestral”.

También ha hecho lo propio el director de Crical, el chileno Roberto Lafontaine, quien ha subrayado la colaboración que existe entre los IC del espacio regional latinoamericano y ha destacado que, “no es posible deslindar la lengua china de su propia cultura”.

Para el mexicano Andrés Aluja, director del IC de la Universidad Autónoma del Yucatán, esta “ha sido una actividad muy prolífica que redundará en que los docentes de chino puedan tener una visión más amplia de sus contenidos para motivar a sus estudiantes a aprender la lengua de Confucio”. En estos momentos, en el espacio regional iberoamericano ofrecen sus servicios medio centenar de IC en 17 países de América Latina y la Península Ibérica.