La Comunitat Valenciana anuncia el cierre perimetral de algunos municipios y nuevas restricciones en los encuentros sociales

Puig insiste en no tomar medidas “compulsivas”, mientras Oltra defiende adoptar el modelo francés

Este viernes se anunciarán nuevas medidas para frenar el avance de la pandemia de coronavirus en la Comunitat Valenciana, relacionadas con el cierre perimetral de municipios y con las reuniones sociales.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha adelantado que se ha convocado para este viernes una reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (Cecopi), en el que participa también la Delegación del Gobierno y las fuerzas de seguridad, para analizar la situación de la pandemia y adoptar “medidas complementarias”.

El presidente ha asegurado que no se van a adoptar medidas “compulsivas” ni “improvisadas”, y preguntado sobre si se plantearía un cierre de la hostelería ha indicado que se adoptarán las medidas “más adecuadas” y atendiendo a la “realidad social y económica” de la Comunitat.

Puig ha insistido que hay que actuar “con serenidad” y sin “improvisar”, y ha explicado que la reunión del viernes servirá para “acotar y perimetrar algunos municipios”, y para adoptar medidas relacionadas con las reuniones sociales, que en estos momentos están limitadas a seis personas tanto en el espacio público como en el privado.

Ha recordado que se va a ampliar siete días más el cierre perimetral de la Comunitat Valenciana, y ha admitido que se están creciendo las hospitalizaciones y los ingresos en las UCI, si bien ha hecho hincapié en que se está “muy lejos” de los datos de la pasada primavera.

A su juicio, hay que actuar con “serenidad” pero también “con determinación” cuando haga falta, como se hizo cuando se suspendieron las Fallas o con el cierre perimetral de la Comunitat, y ha asegurado que las decisiones que se adopten serán las “más razonables posibles y con el máximo consenso”.

Sin embargo, la vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, defiende la necesidad de adoptar de manera urgente medidas más restrictivas y apuesta claramente por el modelo francés o alemán donde se ha decretado el cierre de todo tipo de actividad social.

Insiste en que se debe anteponer la salud de las personas a cualquier tipo de beneficio económico y recuerda que lo importante en Navidad es que “todos se sienten en la mesa, aunque sea en mesas diferentes”.