Sección patrocinada por
Música

Cultura

Recycled J: “Yo siempre he tenido migas; a la mínima que tienes algo, lo valoras de la hostia"

El artista viene de colgar el sold out en Las Ventas dos días, ha prometido dos proyectos para este año y afirma tener miedo de sí mismo, o más bien, de olvidar de dónde viene

Después de ir a las oficinas donde se había concertado la entrevista, esperar, hablar, recoger, despedirnos y marchar, me di cuenta de que se me había olvidado un alargador. La vuelta fue corta, pero la espera se hizo larga: estaba en otra entrevista y no se podía interrumpir. “Tienes que esperar a que acabe”, dijeron. Al entrar, se sorprendió:

- “¡Hermano! ¿Qué ha pasado?”

- “Se me ha olvidado esta bolsa”

- “¿Y has tenido que esperar? Joder... Ya sabes lo que me enrollo”

Tras darme la mano por cuarta o quinta vez, me fui. Si antes pensaba que la charla con Recycled J había sido como hablar con un conocido muy cercano, después de ese detalle parecía que estaba con un amigo de toda la vida. Con una persona de carne y hueso. Con el Jorge que hay detrás del Recycled J.

*

Jorge Escorial Moreno (1993) tiene 26 años y lleva 10 en la música. No era ni mayor de edad cuando comenzó a componer, pero por aquel entonces ya ayudaba en la frutería de su familia. El negocio le curtió casi tanto más que la calle. “Yo siempre he tenido migas; a la mínima que tienes algo, lo valoras de la hostia. Si toda la vida has tenido barras de pan, el día que llega una miga te echas a llorar”. Por eso él ahora puede presumir de ser el profeta del pop urbano en español, el “nuevo pop” (“Ese era la idea hasta que me harté de los 4 pintamonas que se lo agenciaron después”, comenta), aunque siempre tiene muy presente su pasado.

Se nota su educación y su lugar de procedencia, principalmente en el garbo y el desparpajo cuando habla. Natal de Carabanchel, el barrio le ha influido mucho. Es joven y se integra en la generación más preparada de la historia, pero también de la que menos oportunidades goza. “A nuestros padres les inculcaron unos valores; el hombre tiene que ser así y la mujer tiene que ser así. Nosotros ahora hemos roto con eso” -reflexiona, no sin apuntalar la nota negativa- “Antes las cosas estaban más jodidas para alzar la voz, y ahora estamos pensando que mientras no nos quiten nuestra cuenta de Netflix...”.

El músico viene de sacar el single “Angelito” con Aleesha no hace ni una semana, de colgar el sold out en Las Ventas dos veces (seis mil entradas en total) y, ese día, de hacerse unas fotos para la portada de una revista. Toda esa burbuja en la que se encuentra, aunque pueda parecer que no, le atemoriza:

- “¿A qué tienes miedo?”

- “A Recycled J. Estoy acostumbrado a tener esta vida, estar sentado y que la gente venga a entrevistarme y tal, todo de puta madre, pero cuando bajas al mundo terrenal y ves los problemas de la vida... Cuando veo la burbuja en la que vivimos... Eso es lo que me da miedo. Por eso digo que me da miedo Recycled J”.

*

Si se tuviese que autodescribir, “angelito” no sería una palabra que utilizaría para ello. “En el tema hablo de eso, de que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde” -explica, y continúa- “Me ha pasado ambas, ser bueno y llevarme la hostia, y no ser tan bueno y aprender luego de los errores”. El amor es un constante aprendizaje; en unas ocasiones se gana, en otras se pierde, pero siempre se extrae una lección de ello. La pérdida puede doler más al que se va que al que se queda... Pero Recycled J lo tiene más claro: “Mi padre siempre dice lo mismo; cuando hay un funeral o algo, el que pierde es el que se va. El que deja es por algo, ¿no? El que sufre es el que quiere seguir la relación, y yo en esta canción digo que soy la otra parte, el malo en ese sentido".

Le quedan pocas fechas para acabar su “Recytour” y este año se vienen dos proyectos (“uno antes de verano y el otro después”) y, aunque no da pistas sobre qué será exactamente porque le gusta “hacerse de desear un poco”, apunta algo: “Me gusta mucho coger cosas del pasado y decir: ‘Vale, si esto funcionó y esto era así, vamos a cogerlo y reciclarlo’. Es un poco eso. Tengo rock, rap, R&B... Me gusta variar”. El rey del pop urbano está más en forma que nunca, y aunque le pese la corona, siempre traza su camino sobre sus raíces: “Yo soy de las miguitas”.