El puñetazo de Will Smith a Chris Rock que sacudió la gala y conmocionó a invitados y espectadores (vídeo)

El actor se ha sentido molesto por un comentario de Rock sobre su mujer, Jada Pinkett. Su furibunda reacción rescató a la gala del aburrimiento

Si la Academia de Hollywood buscaba un golpe de efecto, lo consiguió. Toda una bofetada a la “gala de la paz”.

Uno de los momentos más delirantes y a la vez más incómodos de la gala se ha producido cuando Will Smith le ha pegado un puñetazo a Chirs Rock cuando este hizo un mal chiste sobre su esposa Jada Pinkett y Will Smith se sintió muy ofendido.

Rock bromeó el rapado de la mujer de Will Smith diciendo que podría haber participado en la secuela de “La teniente O’Neil”. En realidad, su mujer sufre un problema de alopecia derivado de una enfermedad autoinmune. Al poco, Smith se levantó de su asiento cerca del escenario, se acercó a Rock y le abofeteó.

Después de sentarse de nuevo, Smith le gritó a Rock que “mantuviera el nombre de mi mujer fuera de tu puta boca”. El momento ha conmocionado al público del Dolby Theatre, a los espectadores en casa y ha sido el comentario más encendido en las redes sociales.

Rock se quedó congelado y no supo qué decir, salvo que Smith le acababa de partir la cara en directo y delante de millones de espectadores.

Durante la pausa publicitaria, Denzel Washington y Tyler Perry han apartado a Smith a una lado del escenario para consolarle mientas parecía que el actor se limpiaba las lágrimas y se sentaba de nuevo junto a su esposa.

Pero cuando unos minutos después Smith subió a recoger su Óscar despejó las dudas. En un discurso lleno de titubeos e incoherencias, llorando a lágrima viva y con la emoción a flor de piel, el actor pidió disculpas a la Academia y a los nominados, aunque al mismo tiempo trató de justificarse sin aludir directamente a los hechos que acababan de suceder.

“Richard Williams era un valiente defensor de su familia”, dijo en lo que pareció un intento de justificación y en referencia al padre de las hermanas al que interpreta y que le ha valido el Óscar.

“En este momento de mi vida, estoy superado por lo que Dios me invita a ser y a hacer en el mundo”, prosiguió antes de aludir al papel protector que tuvo con sus compañeras de reparto, las dos actrices que hacían de las Williams. “En este negocio a veces tienes que soportar que la gente te insulte y te falte el respeto y tú has de sonreír y decir que todo está bien”, señaló el actor.

También mencionó que su compañero Denzel Washington le había advertido de que tuviera cuidado porque “en el momento más alto es cuando el demonio va a por ti”. En vídeos grabados por los asistentes y difundidos en redes sociales se pudo ver cómo Washington y Tyler Perry hablaban con él y trataban de calmarle durante una pausa publicitaria.

Finalmente Smith pidió disculpas. “La vida imita el arte y me volví un padre loco, como mi personaje”. Y concluyó: “espero que la Academia me invite de nuevo”. La presentadora Amy Schumer supo reconducir la situación al salir bromeando sobre lo que había tardado en quitarse el disfraz de Spiderman que lucía en su última aparición: “¿Me he perdido algo?”