Los ojos de la historia del cine

El actor John Forsythe, uno de los objetivos de la cámara de Mary Ellen Mark
El actor John Forsythe, uno de los objetivos de la cámara de Mary Ellen Mark

Muchos amantes del cine pagarían un alto precio por ver lo que ella vio durante su carrera. Eso significaría poder observar a Fellini y a Buñuel dirigiendo, a Brando y Pacino interpretando, por poner sólo un par de ejemplos. Ella es Mary Ellen Mark, una fotógrafa que se curtió en las trincheras del celuloide haciendo la foto fija de numerosas películas sin las que ahora no se podría entender la historia del cine contemporáneo. A sus setenta y pocos años luce trenza morena y larga, chupa de cuero y andar desenfadado. También la mirada audaz de una mujer a la que sabes que no puedes engañar porque ella ha visto muchas cosas. «Ser fotógrafa durante tantos años te convierte en una persona más receptiva: puedes apreciar con más facilidad los sentimientos de la gente. Es una especie de intuición», explica envuelta en una especie de halo de misticismo, que su voz pausada y grave y sus respuestas cortas no ayudan a disipar.

Ante ella, uno se pregunta qué produce más envidia: si su brillante carrera como fotógrafa o la gente a la que ha tenido acceso, por si fuera poco, en pleno proceso creativo. Mark tampoco sabe con qué quedarse: «Es imposible separar mi carrera como fotógrafa y la gente con la que he podido trabajar gracias a ella. Lo que sí sé es que ha resultado ser una vida fantástica. He sido tan afortunada...». Y, por muchos directores y actores que haya conocido, es capaz de destacar a uno, el que más le influyó: «Fellini probablemente. Es una persona inolvidable. Además, "Satiricón"fue la primera película en la que trabajé», confiesa. También se acuerda de Buñuel, aunque su relación con los realizadores no fuera cercana: cuando trabajo, no tengo mucho contacto con ellos. No es mi estilo. Prefiero permanecer distante. Es más fácil retratar a gente que no conoces. En todo caso, Buñuel siempre tenía muy claro lo que quería hacer».

En La Fábrica podemos ver «Celebrities», una muestra que reúne algunas de las fotografías de su trabajo en el cine, un arte que influyó profundamente en el resto de su obra fotográfica. Una vez más, la ponemos en el aprieto de elegir. «"La strada"es mi película favorita de todos los tiempos. Es hermosísima. Me ha influido muchísimo». Una leyenda que, con todo, también tiene sus espinas clavadas: «Me hubiera encantado trabajar con Bergman, Vittorio de Sica y Kurosawa, pero nunca tuve la oportunidad».