Teatro

Calixto Bieito, en guerra con Verdi

El director de escena lleva a la English National Opera su particular visión de “La forza del destino”, ambientada en al contienda española

El director de escena lleva a la English National Opera su particular visión de “La forza del destino”, ambientada en al contienda española

No ha perdido un ápice de energía y sigue en la brecha. Le cogió el gusto a la ópera, a la dirección de escena operística y ahí le tienen, a punto de estrenar mañana una “Forza del destino” verdiana en la English National Opera. Su relación con el compositor de Buseto es casi un amor a primera vista. Lejos quedan los tiempos en que su puesta en escena de “La verbena de la Paloma” subía al escenario del Grec y el público, con los ojos bien abiertos, asistía a un espectáculo diferente. Entonces, y antes quizá, nació su leyenda como “enfant terrible”, su halo de

provocador. El tiempo, que casi todo lo cura, ha podido amansar a la fiera que Bieito lleva dentro (¿o será que el público ya está más acostumbrado?). Quizá. Recordemos su montaje, de Verdi, también, en 2000 en el Liceo de “Un ballo in maschera”: al levantarse el telón un grupo de ejecutivos sentados en blancos retretes y con los pantalones por las rodillas, leían con delectación el periódico. Silbidos, protestas y hasta el libro de reclamaciones llegó a exigir una parte del público.

Hace de esto quince años.

Ahora, en Londres, donde le conocen muy bien, situará la tragedia que vive la familia protagonista de esta ópera en la guerra civil española.

Imaginen la escena: un hombre moribundo maldice a su hija. Aunque su muerte fue accidental, ella y su amante se ven obligados a huir. Su hermano sigue su rastro, le mueve la venganza. Se trata de la primera nueva puesta escénica de la ENO en más de 20 años. “Nunca he tratado de horrorizar o provocar un choque violento en el público. Simplemente trato deser honesto conmigo mismo y me siento privilegiado por poder expresarme a través de la música de un fantástico compositor. Todo arte es interpretación. Un artista debe abrir su corazón para expresarse y

creo, humildemente, que es lo que yo hago”, asegura Bieito a “The Independent”. La expectación es grande tras su estreno en el teatro de la ópera de Belfast una “Turandot” ambientada en una fábrica comunista de muñecas de la que la prensa inglesa dijo que “había sido víctima de sus propios excesos”.

Quien acuda al patio de butacas pensando en un montaje al uso no puede estar más equivocado. Esta “Forza” verdiana, que dirigecuenta en el podio con Mark Wigglesworth, transcurre durante la contienda española. El director de escena escuchó de crío muchas veces a su abuela narrar lo que ella vivió. Y eso le ha servido para este montaje: “Muchas de las imágenes que se van a poder ver proceden de sus vivencias y de lo que ella me transmitió”, asegura. “La guerra civil no es la guerra sino una enfermedad. El enemigo es interno, la gente lucha contra sí mismos”.

Bieito, de 52 años, ha concebido este montaje como un oratorio en el que el perdón y la bondad de las personas resulta fundamental. En esta ópera el problema es el odio, la ira, la venganza, la sangre de la familia que provoca una explosión”, dice.

Ficha artística:

Don Alvaro: Gwyn Hughes Jones

Donna Leonora di Vargas: Tamara Wilson

Don Carlo di Vargas: Anthony Michaels-Moore

Padre Guardiano: James Creswell

Fray Melitone: Andrew Shore

Preziosilla: Rinat Shaham

Marqués de Calatrava: Matthew Best

Curra: Clare Presland

Trabuco: Adrian Dwyer

Alcade: Nicholas Folwell