55 Festival Internacional de Cine de Gijón: Arranque de confusión y aburrimiento

La directora argentina Constanza Novick presentó hoy junto con el productor Lisandro Alonso su primera película, "El futuro que viene", con la que concurre en la sección oficial de la 55 edicion del Festival Internacional de Cine de Gijón

Este año hay nuevo director y su mano se nota en la excesiva y absurda burocratización, con el resultado de un enfado de los acreditados. Unas dieciséis películas a concurso y los correspondientes cortometrajes así como las secciones paralelas, habituales aquí como Enfants terribles, Llendes, etc. La gala inaugural, bien conducida por Rodrigo Cuevas, consistió en una especie de trailer de lo que vamos a ver y se concedieron tres premios honoríficos: el guión de la SGAE, premio Julio Alejandro, el de Whit Stillman, director norteamericano y miembro del jurado, y el denominado Nacho Martínez a la gran actriz Verónica Forqué.

Con el teatro Jovellanos repleto y después de una hora de espera tras la gala, fue proyectada la película inaugural, “El futuro que viene”, un film argentino escrito y dirigido por Constanza Novik, quien firma su primer largometraje producido por su marido, el cineasta Lisandro Alonso. Debe de estar muy enamorado de su mujer, porque se trata de un espantoso guión. Dos mujeres, amigas desde que iban al colegio, se reencuentran años más tarde, y el resultado es bastante confuso. Y contada toda la película en angustiosos primeros planos de ellas, que hacen muy fatigosa la visión de este producto.

La segunda película a concurso, firmada por Marc Recha, con una buena carrera a sus espaldas, se titula “La vida lliure”. Con una producción en la que participan un sinfín de instituciones, principalmente baleares, sustentadas por nuestros impuestos. ¿Cómo se habrá puesto de acuerdo tanta gente para producir este film? Película con niños y un Sergi López, un poco pasado de peso, que provoca en los espectadores un cierto aburrimiento.