«Batman: la Lego película»***: Un bloque compacto

Director: Chris McKay. Guión: Keith Grahame-Smith. Voces en español: José Coronado, Berta Vázquez, Carlos Santos. Estados Unidos, 2016. Duración: 106 minutos. Animación.

En 2014, «La Lego película», o la deliciosa historia de cómo un muñeco fiel a las normas y la rutina se convierte en la persona clave para salvar al mundo, ya reveló hasta qué punto se las podía gastar Warner en esto de la animación cuando se pone seria, cosa que dicen mosqueó bastante a Pixar. No es de extrañar, entonces, que tras la magnífica acogida de crítica y público los estudios hayan decidido regresar al orbe de los bloques de plástico interconectables creados por una firma danesa para presentarnos a su irreverente Batman, quien, tras un magnífico y socarrón arranque, muestra al espectador hasta qué punto puede ser solitaria la vida de un millonario superhéroe huérfano y amante de la langosta (ese momento microondas). Batman tiene de nuevo trabajo, salvar a Gotham del Joker y demás villanos, pero esta vez se dará cuenta de que debe unirse a otros para conseguirlo, incluido un hijo adoptivo que adopta el nombre «artístico» de Robin y que a golpe de gags tan memorables como casi todos los de la cinta (el instante Cruise, un descarado número musical, las continuas referencias a los integrantes de Marvel... la lista no acaba), incluso da a entender que las sospechas sobre la homosexualidad del personaje podrían ser ciertas... Visualmente portentosa y muy divertida, derriba para colmo, un topicazo, porque, ¿quién dijo que los europeos del norte no tenían gracia?