Cine

"Instinto maternal": Madre no hay más que una

Dirección y guión: Olivier Masset-Depasse, según la novela de Bárbara Abel. Intérpretes:Veerle Baetens, Anne Coesens, Jules Lefebvres. Bélgica, 2019. Duración: 93 minutos. Drama.

«Instinto maternal» aspira a jugar en la liga de «La mano que mece la cuna», si esta la hubiera dirigido un Brian De Palma relegado a facturar esos telefilmes que rellenan la parrilla de programación de las madrugadas de los canales privados. Dos vecinas, que habían sido amigas para siempre en sus estériles casas suburbiales de los felices sesenta, se convierten en neuróticas rivales a partir de la trágica muerte de uno de sus hijos. A vueltas con la maternidad traumatizada, la película juega con singular torpeza a sembrar la sospecha sobre las dos amas de casa con la locura como nuevo nexo común. Sus imágenes, pulidas a la cera, pierden la oportunidad de interrogarse sobre la alienación de esas madres perfectas que también eran patrimonio del Canadá de los céspedes recién recortados, conformándose con ser un thriller psicológico con tanta tensión dramática como una moqueta.