Llega a la cartelera «El vuelo (Flight)»

«El vuelo (Flight)» se estrenó en Estados Unidos el pasado 2 de noviembre y lleva recaudados más de 90 millones de dólares, haciendo la mejor media por copia el fin de semana de su estreno.

Denzel Washington, en un fotograma de la película
Denzel Washington, en un fotograma de la película

Este viernes 25 de enero, Tripictures estrena en cines la nueva película de Robert Zemeckis, «El vuelo (Flight)», protagonizada por Denzel Washington, Don Cheadle, Kelly Reilly, John Goodman, Bruce Greenwood, Melissa Leo, Brian Geraghty, Tamara Tunie, Nadine Velazquez y James Badge Dale.

«El vuelo (Flight)» es una historia desgarradora sobre la asombrosa proeza de un hombre y de cómo, en el proceso de defenderse, descubre su valor real. Además, supone la vuelta del director a la acción real y para ello ha contado con un reparto de estrellas encabezado por Denzel Washington, que ha recibido una nominación a los Oscars como Mejor Actor Protagonista por su interpretación en esta película. También recibió una nominación a los Globos de Oro como Mejor Actor Dramático.

«El vuelo (Flight)» se estrenó en Estados Unidos el pasado 2 de noviembre y lleva recaudados más de 90 millones de dólares, haciendo la mejor media por copia el fin de semana de su estreno.

Una mañana otoñal, el vuelo SouthJet 227 despega de Orlando (Florida), iniciando lo que debería haber sido un trayecto rutinario. El capitán Whip Whitaker está al mando del Jackson-Ridgefield 88 junto a su joven y formal co-piloto y su primer oficial Ken Evans, que es el polo opuesto de Whip en todos los sentidos. El vuelo no tarda en toparse con turbulencias mucho más violentas de lo esperado según se adentran en una fuerte tormenta. No resulta un problema para Whip que dirige el avión a un claro, para el alivio de los 96 pasajeros y 6 miembros del equipo de abordo, sin embargo lo hace de una manera poco convencional y muy chocante,

Es justo entonces cuando las cosas se tuercen de verdad. De forma abrupta, los pilotos se encuentran con una serie de fallos mecánicos inexplicables, haciendo que el avión se mueva como una montaña rusa. Según se van multiplicando estas complicaciones, haciendo que el avión caiga en espiral y aparentemente fuera del control de los pilotos, Whip decide que la única manera de mantener la altura es hacer una maniobra acrobática con el avión de 50 toneladas, de manera que pueda deslizarse sin motores hasta que consiga enderezar el avión y aterrizar. Al cabo de unos minutos, sin haber llegado al aeropuerto, volando a unos escasos metros del suelo, Whip ve un claro cercano junto a una iglesia donde puede intentar aterrizar. A 140 millas por hora, invierte el avión y consigue aterrizar. El impacto es brutal, pero Whip, increíble e ingeniosamente, consigue aterrizar de manera lo suficientemente segura como para salvar a todos los pasajeros excepto a seis.

Por su aterrizaje milagroso, los medios declaran a Whip un héroe. Pero hay una serie de preguntas no resueltas. El motivo del accidente no está totalmente claro para sus superiores y, en particular, para el NTSB (Junta Nacional de Seguridad del Transporte). A pesar de que Whip está seguro de que de no hallarse él a los mandos, el avión hubiera chocado y todos los pasajeros hubieran muertos.