Paco Delgado, a horas de los Óscar: «Al final te terminas creyendo el sueño»

- Paco Delgado, candidato al Óscar en la categoría de mejor vestuario por "Los Miserables", admitió hoy que disfruta las horas previas a la ceremonia con gran ilusión, hasta el punto de que se ha terminado creyendo "el sueño"en el que vive.

"Soy un pobre personaje de una isla pequeña, Lanzarote, y de repente estoy aquí en los Óscar. Es algo que siempre veía como muy lejano, que sólo le podía pasar a Jack Nicholson, pero ahora estoy aquí y me dicen cosas como que formo ya parte de la historia del cine. Claro, te dicen eso y te derrites", señaló el español.

"Todo lo que ocurre en esta ciudad es increíble. La gente de esta industria sabe cuál es el lugar del cine: entre los sueños de la gente. Y al final te lo terminas creyendo", añadió en su comparecencia ante la prensa española en un hotel de Hollywood (Los Ángeles, California).

Delgado no se ve favorito para la noche del domingo y delega ese papel en Jacqueline Durran, nominada por "Anna Karenina".

"No me veo con muchas posibilidades, pero miro la quiniela y siempre estoy en la segunda posición, así que puede ser. Claro que me gustaría ganar, pero no me quiero hacer muchas ilusiones. Estoy acostumbrado a estar nominado y no ganar, pero los que me rodean no se acostumbran y luego se deprimen y me toca consolarles", dijo el diseñador entre risas.

El reciente ganador del Goya al mejor vestuario por "Blancanieves"comentó que no tiene ningún discurso preparado para la ocasión, porque prefiere seguir las indicaciones que le dieron desde la Academia de Hollywood.

"Nos dijeron que no leyéramos nada, porque la gente espera emoción. Preparar algo sería un aburrimiento. Así que igual grito 'Viva la tortilla española' o 'Viva la Virgen de mi pueblo', pero espero que no sea así", indicó.

Delgado está encantado en Los Ángeles y no se mudará aquí, aunque no le importaría venir a trabajar "ocasionalmente". Considera Madrid su base de operaciones y piensa firmemente que su carrera debe continuar en España.

Pero las puertas de Hollywood seguirán abiertas. Delgado cree que fue cuestión de "suerte"que contaran con él para "Los Miserables", pero sobre todo ocurrió así por expreso deseo del director, Tom Hooper.

"Siempre digo que he tenido suerte, pero también hay que trabajar porque no llega gratis y te toca", apuntó. En su caso, recibió una llamada para grabar un anuncio de un ron americano y se encontraba exhausto tras acabar un rodaje.

Puso todas las pegas del mundo pero insistieron. Le querían a él. Luego supo que el director iba a ser el propio Hooper, que acabó tan contento con su trabajo que ocho meses después le llamó para trabajar en "Los Miserables", a pesar de que el estudio Universal apostaba por otros nombres más famosos.

Ahora se dispone a codearse con los grandes nombres de la industria. Y no puede dejar de sonreír imaginando toparse con Nicholson de camino al Teatro Dolby, la sede de los Óscar.

"Me fascina lo que el cine representa aquí para la gente. En España y Europa se tiene la imagen de que es cultura. Aquí también, pero saben que es entretenimiento al mismo tiempo. Y eso es lo importante. Entretener. Hay que rodear de 'glamour' todo esto", declaró.

En España, en su opinión, no se ve de esa forma. "Tenemos una industria maravillosa y un talento increíble, pero no nos damos cuenta. Vengo aquí y me dicen que conocen y valoran mi trabajo. Es que somos muy de pueblo a veces. Tenemos la boina calada en ocasiones", sostuvo.

Delgado irá a los Óscar acompañado por su pareja, Bernardo, y, aunque aún no tiene decidido qué traje va a llevar, lamentó que no será de un diseñador español.

"Creo que en España no estamos acostumbrados a reaccionar rápido, y otros han reaccionado antes. Se han enrollado antes y mejor. Yo hubiera preferido vestirme con algo español, pero hubo problemas", reconoció.

No fue el único reproche a su país. Al término de su charla, se refirió a las críticas vertidas por políticos y medios de comunicación sobre los artistas españoles tras la gala de los Goya.

"Nos falta honestidad a todos. Pasan cosas supergraves y parece que estamos en un patio de colegio. Hay que tener cojones para decir: 'Perdonen, lo estamos haciendo mal, estamos mintiendo'. Habría que ser más sincero", dijo.

Y continuó: "Me han dolido los ataques a Candela (Peña) y Maribel (Verdú). Me parece una falta de respeto. No han dicho nada que no fuera verdad. Son ataques graves hechos por cierto sector español. Y que el ministro de Hacienda diga que los actores no pagan impuestos... Ellos podrían estar barriendo un poquito en su propia casa. Me parece muy triste todo".