«Proyecto Lázaro», la vuelta de entre los muertos de Mateo Gil

El director presenta en Sitges su nuevo y recomendable trabajo, protagonizado por Tom Hughes y Oona Chaplin

Fotograma de «Proyecto Lázaro»
Fotograma de «Proyecto Lázaro»

El director presenta en Sitges su nuevo y recomendable trabajo, protagonizado por Tom Hughes y Oona Chaplin

Está siendo éste un fin de semana lleno, abarrotado de espectadores. Una de las curiosidades de este Festival es que el logotipo que se proyecta al principio de cada película es aplaudido por el público. Se trata de una animación del gorila King Kong con la celebre imagen de la iglesia de Sitges a la izquierda y los famosos aviones tratando de atacarle.

En cuanto a los filmes, vayamos por partes. Hoy hemos podido ver “The Void”, cinta canadiense de Jeremy Gillespie y Steven Konstanski, autores también del guión. La película es la típica cuya acción se desarrolla en un hospital, cuyos sótanos albergan fantasmas, presencias malignas y que sirven como escenario de sórdidos rituales. A pesar de que el argumento es un verdadero embrollo merecen la pena los momento terroríficos, pues resultan bastante entretenidos. “Shin Godzilla”, de Shin Gojira, combina magníficos efectos especiales con elaboradas maquetas y que abrirá la próxima edición del Festival de Cine Fantástico de San Sebastian. Se proyectó también la española “Proyecto Lázaro”, que firma Mateo Gil, autor a la sazón del guión y que se centra en la historia de un joven diagnosticado de cáncer terminal al que le queda un año de vida y que decide recurrir a la criogenización de su cuerpo. Sesenta años despues vuelve a la vida. El director ha optado -y le felicito por ello- por centrarse en la historia de amor de lo que era una pareja seis décadas después. El único defecto que se le puede poner es la abundante presencia de recuerdos. Un película muy recomendable. Acabamos con “El extraño”, dirigida por el coreano Na Hong-Jin y que hace honor a su título en español, pues después de pensar que estamos ante un thriller con asesino en serie se cuelan en el filme las posesiones. Todo bastante agradable, aunque cuando crees que ha acabado vuelve a comenzar de nuevo. Así hasta en tres ocasiones. Conclusión: cuando llega el verdadero final con un fundido a negro temes levantarte de la butaca por si es una nueva falsa alarma.