Actualidad

Cuando el calentamiento global era un breve de periódico

El «New York Times» reseñó en 1969 una conferencia científica que advertía del «problema del calentamiento».

El «New York Times» reseñó en 1969 una conferencia científica que advertía del «problema del calentamiento».

Publicidad

21 de diciembre de 1969. Hace frío en Nueva York, como no puede ser de otro modo en medio de la Navidad en el hemisferio Norte. Aún así, el «New York Times» habla de calor. Lo hace con timidez, en un pequeño recuadro llevado al pie de su portada.

La noticia sobre el tiempo atmosférico está muy por debajo de los titulares principales. De hecho, no aparece hasta la página 46, entre un anuncio de botas de agua y otro de rebajas en una cadena de moda.

El mundo andaba entonces preocupado con el conflicto de Vietnam, los intercambios de balas en la frontera entre China y la Unión Soviética, los recientes atentados en Irlanda del Norte y la hambruna en Biafra.

En medio del ruido de noticias internacionales aparecía un titular que a pocos debió de llamar la atención: «Los científicos alertan de los cambios en el clima que puede provocar la contaminación».

Publicidad

Ahí estaba, por primera vez en un periódico de prestigio planetario como el «Times» una combinación de palabras que iba a convertirse, años después, en una de las más repetidas, discutidas, temidas y manidas de la historia: cambio y clima.

El titular daba paso a un breve artículo firmado por la agencia United Press International. En él se daba cuenta de la última reunión de la Unión Geofísica Americana, en la que el científico J.O. Fletcher había alertado de que «el ser humano tiene solo unas pocas décadas para resolver el problema del calentamiento provocado por la contaminación».

Publicidad

Un concepto de 1961

En realidad, el uso de las palabras «calentamiento global» es anterior a esa fecha. Los primeros registros que se tienen de la terminología se remontan a 1961. Es curioso, sin embargo, que exista una gran controversia al respecto. De hecho, incluso la NASA atribuye (en un texto que muchos consideran erróneo) la autoría del concepto al geoquímico Wallace Broecker, de la Universidad de Columbia, quien tituló uno de sus artículos en 1975: «Cambio Climático: ¿Estamos al borde de un pronunciado calentamiento global?». Un rastreo de la literatura más primigenia relacionada con el efecto del uso de carbón en el clima demuestra que antes de Broecker hubo otros autores que ya hablaban de calentamiento global.

Que se sepa, el primer caso reconocido es el trabajo de J. Murray Mitchell Jr, climatólogo que en 1961 escribiera: «Si se trata de encontrar la causa última de esta variación climática hay que definir si este calentamiento global es una tendencia realmente incrementada en los años recientes...».

En aquellos bisoños momentos de incertidumbre, la terminología no estaba aún fijada.

Calentamiento, cambio climático... las palabras se sucedían para definir un fenómeno que empezaba a saltar de los laboratorios a los medios. En diciembre de 1969 uno de los más importantes del mundo decidió apostar por uno de esos términos. El «New York Times» daba su aprobación oficial a la idea del cambio climático. Eso sí, hubo que esperar aún mucho tiempo para que el mismo periódico decidiera sacar a portada el mismo tema. Fue el 25 de julio de 1977 cuando el último informe de la Academia Nacional de las Ciencias sobre el clima saltó a la primera plana. Compartía protagonismo con las órdenes de Sadat de detener los ataques en Libia y las consecuencias económicas del apagón en Nueva York: «La ciencia teme que el uso de carbón provoque adversas modificaciones en el clima de la Tierra».

Publicidad