Actualidad

«Custodia compartida»: No quiero estar con mi padre

Xavier Legrand debuta en el largometraje con la dura «Custodia compartida», un filme que habla del miedo que sufre un niño cuando sus progenitores se divorcian

Xavier Legrand debuta en el largometraje con la dura «Custodia compartida», un filme que habla del miedo que sufre un niño cuando sus progenitores se divorcian.

Publicidad

Xavier Legrand cita una estadística que nos pone la piel de gallina: en Francia, cada dos días y medio hay una víctima de violencia doméstica. No es extraño, pues, que este actor de teatro que se ha pluriempleado como cineasta
–«Custodia compartida» ganó el premio al mejor director y a la mejor ópera prima en Venecia– sintiera la necesidad de abordar el tema. «Al principio pensé en realizar una trilogía de cortos. El primero, que es el que rodé (y fue nominado al Oscar), se centraba en el momento en que la esposa abandona el hogar con sus hijos», explica. «Los otros dos iban a documentar el divorcio y la custodia, pero, después del éxito de ''Antes que perderlo todo'', me decidí a hacer un largo».

Investigar a fondo

Para ello, dice Legrand, siguió un proceso de inmersión muy parecido al que emprende cuando prepara un personaje. «Investigué todo lo que pude. Asistí a vistas judiciales de divorcio, hablé con víctimas de abusos y con policías que habían mediado en situaciones de ese tipo», cuenta. «También me colé en terapias de grupo de hombres con tendencias violentas. Era importante que entendiera un comportamiento que me resulta muy ajeno: primero la manipulación, que es una forma enfermiza de dependencia, y luego el estallido de violencia, lo irracional que arrasa con todo». Uno de los aspectos más llamativos de «Custodia compartida» es que empieza como un drama judicial al estilo de «Nader y Simin; una separación» y acaba como un auténtico «psycho-thriller». «Todo lo que envuelve a un caso de violencia doméstica tiene que ver con el miedo», aclara Legrand. «El miedo a hablar, el miedo a actuar, el miedo al Otro. Me parecía lógico que la película derivase hacia el género de terror, siempre sin perder de vista que todo lo que vemos en la pantalla es real».

Publicidad

«Custodia compartida» arranca dando protagonismo al punto de vista del padre abusador, que tiene que convencer al juez de su valía como progenitor responsable, para desplazarlo hasta el de su hijo de doce años. Sin lugar a dudas, Thomas Gloria es el descubrimiento del filme. «Sé lo que es trabajar en una película cuando eres un niño», dice Legrand, que participó en la magnífica «Adiós muchachos» cuando ni siquiera había soplado nueve velas. «Thomas es un chico muy maduro. En el rodaje, contábamos con un psicólogo y un ''coach'' para que lo acompañaran en las escenas más duras, pero en todo momento entendió el corazón del conflicto que estábamos narrando».