El Cervantes venderá varios inmuebles, pero no cerrará sedes

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- Víctor García de la Concha lo dijo ayer alto y claro durante su comparecencia en la Comisión de Auntos Exteriores del Congreso, a donde acudió a petición de los grupos popular y socialista. El Instituto Cervantes venderá en 2013 y 2014 varias sedes que son de su propiedad, lo que no significa el cierre de ninguno de los centros, ya que recurrirá al alquiler de los mismos con el objetivo de poder hacer frente al recorte de los presupuestos generales de 2014, que es del 3,2 por ciento y que en 2014 será de 110,4 millones de euros, de los que 24,32 corresponden a sus operaciones comerciles, que por primera vez se suman en el presupuesto oficial a la aportación del Estado, informa Efe. ¿Y cuáles serán las sedes que venderá la institución dedicada a la difusión del idioma y la cultura española en el mundo? Las de Bruselas y Tel Aviv (que, aunque situadas en lugares céntricos no están en el mejor lugar para las activiades que el centro desarrolla), así como una planta de las seis que posee en un edificio de Sao Paulo y tres de las cinco que tiene en otro inmueble localizado en Varsovia, con cuya operación espera obtener alrededor de cuatro millones de euros. Continuará con la negociación a la baja de alquileres, que ha sido exitosa en ciudades como Londres y Sofía. No se cerrará, por tanto, ninguna de sus sedes, algo que García de la Concha quiso subrayar especialmente (y que ya puso de manifiesto en el momento de tomar posesión de su nuevo cargo como director de la casa hace dos años).

En Harvard, el día 18

Es más, adelantó que el próximo 18 de octubre se inaugurará una nueva sede del Cervantes en la Universidad norteamericana de Harvard, operación que para el Cervantes «no le cuesta ni un solo euros gracias al Banco de Santander», explicó. La institución continuará con la política de reorganización de centros dentro de sus medidas de ajustes presupuestarios con el objetivo de «regionalizar la administración y evitar las duplicidades tanto en las sedes del Instituto Cervantes como en otras instituciones culturales de promoción exterior.

Asimismo adelantó que, por primera vez en toda su trayectoria, el Cervantes se financiará el año que viene en mayor medida por sus ingresos propios que por las transferencias del Estado. Sólo en dos años, la tasa de autofinanciación del centro ha subido del 36 al 50.