Cultura

El feminismo llega a Armórica

El álbum número 38 de Astérix y Obélix se lanzará el 24 de octubre con un personaje rompedor: la adolescente y antisistema Adrenalina.

El álbum número 38 de Astérix y Obélix se lanzará el 24 de octubre con un personaje rompedor: la adolescente y antisistema Adrenalina.

Publicidad

Falbalá ha sido siempre el amor platónico de Obélix. Rubia, esbelta, de ojos claros y experta en cocer y hacer sombreros de paja. Sin embargo, y para lamento del compañero de Astérix, esta mujer tan atractiva está casada con Tragicómix. Ha aparecido en varias de las aventuras del dúo galo, como en «Astérix y Latraviata», álbum escrito y dibujado por Albert Uderzo –creador, junto a René Goscinny, de esta serie cómica– y donde, además, aparece en la portada luciendo una ajustada falda blanca. Ahora, la serie de historietas ha presentado la portada de su álbum número 38, «La hija de Vercingétorix», pero, esta vez, con grandes cambios: el texto está a manos de Jean-Yves Ferri, el dibujo realizado por Didier Conrad y la protagonista es una mujer que pasa de presumir caderas como otros personajes secundarios a tener presencia en un primer plano. Se trata de Adrenalina, una adolescente rebelde, cuyo aspecto no le interesa tanto como pasar desapercibida, cosa que se le complica al ser hija de Vercingétorix, un hombre popular por haber sido jefe de los galos que se rebelaron contra Julio César.

El nuevo número llega a las librerías el 24 de octubre con el objetivo de celebrar los 60 años de Astérix y Obélix de una manera innovadora. Esta vez, el personaje que impulsa la acción de principio a fin es una joven antisistema a la que algunos llaman «la caña de Hispania». A Adrenalina le gusta vestir gótico, sin apenas un indicio de escote ni ningún afán de realzar su figura. Al contrario: lo que llama la atención de este nuevo personaje es su actitud cortante, segura, con carácter y en plena transición hacia la edad adulta.

«La poción te hace obeso»

La historia se desarrolla en Armórica, la aldea gala donde la hija de Vercingétorix decide refugiarse al ser perseguida por los romanos. Sin embargo, más que protección se va a encontrar de frente con problemas intergeneracionales. Estos, además, acentuados por su pandilla, con la que se pasea por la aldea, con sus tabletas de piedra en mano y junto a quienes comparte sus ideales rebeldes: «La poción te hace obeso». Sus amigos son Blínix y Sélfix –el nombre nos recuerda a la moda adolescente de los «selfies»–, hijos del pescadero Ordenalfabétix y del herrero Esautomátix, respectivamente. Sin embargo, estos, al igual que Adrenalina, no quieren tener nada que ver con el trabajo ni con el pasado de sus queridos padres. Los tiempos cambian, y también en el universo de Astérix y Obélix, donde las mujeres dejan de enamorar y de coser para tomar sus propias decisiones, revolucionar Armórica e, incluso, tener más protagonismo que el propio Idéfix.

Publicidad