El Salón del Cómic va sobre ruedas

Automóviles, motos y bicicletas protagonizan el certamen, que arranca con una amplia oferta de exposiciones y que reúne a las principales firmas del noveno arte

El mítico Delorean que aparece en «Regreso al futuro», una de las estrellas de las exposiciones del nuevo Salón Internacional del Cómic de Barcelona
El mítico Delorean que aparece en «Regreso al futuro», una de las estrellas de las exposiciones del nuevo Salón Internacional del Cómic de Barcelona

Automóviles, motos y bicicletas protagonizan el certamen, que arranca con una amplia oferta de exposiciones y que reúne a las principales firmas del noveno arte

Pese a que ayer era un día laborable, por la mañana empezaban a formarse las primeras colas para poder acceder a los pabellones de Fira de Barcelona en los que se celebra, hasta el domingo, la nueva edición del Salón Internacional del Cómic de Barcelona. El certamen, punto de encuentro obligado para todo tipo de lectores y aficionados al género, sirve también para conocer las últimas novedades de lo que ahora se llaman novelas gráficas y siempre hemos conocido como tebeos. Por todo ello, los más optimistas creen que este año creen que se pueden superar los 113.000 visitantes alcanzados en la última edición del certamen, gracias también a los 45.000 metros cuadrados en los que viven estos días Mortadelo, Tintín, Corto Maltés, Batman o Spirou, unos 9.000 más que en 2015.

Una de las principales propuestas del Salón es la programación expositiva donde este año pueden verse desde una completa mirada al universo humorístico creado por Francisco Ibáñez con motivo de su 80 aniversario a un repaso a las superheroínas que se han adueñado de las páginas de Marvel o DC Comics. Tampoco faltan los homenajes al guionista Enrique Sánchez Abulí –galardonado el pasado año con el Gran Premio del Salón del Cómic y creador de la serie «Torpedo 1936»– o a Luis Bermejo, dibujante recientemente desaparecido y conocido por su participación en «El Capitán Trueno» y «Aventuras del FBI». También se permite contemplar una mirada reivindicativa, a través del cómic que trata temáticas sociales, en una línea que va desde los desahucios a la corrupción, de la mano de artistas como Jan, Azagra, Miguel Gallardo o Miguel Fuster, entre otros. Otro aspecto interesante nos lo ofrece «Ilustr@», con dibujantes que han llegado proyectar sus trabajos gracias a la divulgación que de ellos ha hecho internet.

Pero si hay una estrella absoluta en la programación del Salón Internacional del Cómic de Barcelona esa es la muestra titulada «Viñetas sobre ruedas». Estructurada en varias secciones, en ella se puede visualizar la evidente relación del mundo del motor con héroes y antihéroes de tinta china, además de algún guiño al cine gracias a la presencia de un Delorean parecido al de alguna de las entregas de «Regreso al futuro» o una motocicleta como la que pasearon por un aventurero desierto Harrison Ford y Sean Connery, es decir, Indiana Jones y su padre Henry.

El 600 de Mortadelo

Pero es el cómic el que tiene un mayor peso, como lo demuestra un Seat 600 que parece sacado de los que en algún momento ha dibujado Francisco Ibáñez para los agentes de la T.I.A. Mortadelo y Filemón, u otros vehículos de la misma marca y que son fácilmente relacionados con alguna entrega de Superlópez o la mítica familia Ulises. Una de las joyas de la muestra es un flamante Cadillac blanco como el que ha conducido Blacksad, ese fascinante gato de serie negra policiaca creado con mano maestra por Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido. Y es que los coches de época sorprenden a todos los públicos, como el elegante Morgan Plus verde que acompaña al capitán Francis Percy Blake y al profesor Philip Angus Mortimer en una de sus indagaciones firmadas por el maestro Edgar P. Jacobs. No es el único exponente del cómic francobelga en esta exposición porque también tenemos un Honda S800 blanco como el que pilotan el botones Spirou, su amigo Fantasio y Marsupilami, el animal de surrealista cola, todos ellos dibujados por el inolvidable Franquin.

Si seguimos en esta carretera de tinta y viñetas no podemos olvidarnos del jeep que parece sacado de alguna de las andanzas del joven y valiente reportero Tintín, como la que vive en el Congo o la de sus días previos a realizar el viaje a la luna. En la exposición tampoco se olvida a una de las grandes estrellas de la presente edición del Salón, Frank Miller, con un potente Ford Mustang que parece una reproducción en tres dimensiones de una de las viñetas de «Sin City», aquel homenaje en forma de tebeo a la literatura policiaca de Chandler y Hammett.

Los superhéroes también necesitan medios de transporte porque no todo será correr y sobrevolar los cielos de Gotham City o Metropolis. En este caso, es una moto Harley Davidson como la que ayuda a Lobezno a moverse para combatir el crimen. Tampoco podía faltar a la cita expositiva Moebius, quien realizó «Sobre la estrella» como un encargo para Citroën. Es por eso que un vehículo de esta marca acompaña una gran reproducción de una escena sacada de un álbum de este gran creador francés.

El viaje por el mundo del motor también nos permite contemplar uno de los elegantes coches de los años 30 que surgen en las persecuciones del matón Luca Torelli, alias Torpedo, y su torpe ayudante Rascal.

Pero la realidad también puede convertirse en motivo de atención para los dibujantes. Eso es lo que ha hecho que en las instalaciones de Fira de Barcelona también esté presente una de las motors de Marc Márquez, cuyos triunfos acaban de ser traducidos al cómic.