Actualidad

La Concha de Oro se adentra en las favelas más peligrosas de Río

La cinta "Pacificado"gana el gran premio del Festival de San Sebastián y "La trinchera infinita"triunfa entre las españolas

La cinta "Pacificado"gana el gran premio del Festival de San Sebastián y "La trinchera infinita"triunfa entre las españolas

Publicidad

Morro dos Prazeres no es en absoluto esa «colina placentera» que le da nombre. No pasa un año sin que dos o tres turistas camino del Cristo Redentor equivoquen la ruta y acaben balaceados por los narcos en esta favela de Río de Janeiro teóricamente «pacificada».

En este enclave tan colorido como peligroso se desarrolla «Pacificado», el filme brasileño que se ha llevado la Concha de Oro a la mejor película en las 67 edición del Festival de San Sebastián. El tejano Paxton Winters pasó años viviendo en este entorno hasta dar forma a un guión que convenció nada más y nada menos que a Darren Aronofsky, un valedor que ha debido pesar en la decisión final del jurado presidido por Neil Jordan.

La historia de una niña de 13 años que trata de sobrevivir en este caótico mundo durante las operaciones de las fuerzas policiales en las favelas con motivo de las Olimpiadas de Río de 2016, es la base de este filme. El director Paxton Winters, que debuta en el largometraje, se acordó de sus padres, «que siempre me apoyaron en mi elección».

«Pacificado», que también ganó mejor fotografía y mejor actor (Bukassa Kabengele) se coló a última hora en unas quinielas que, casi desde el principio del Festival, estuvieron encabezadas por «La trinchera infinita». Todo estaba de cara para que los guipuzcoanos Jon Garaño, Aitor Arregi y José María Goenaga (que ya en 2017 lograron el premio Especial del Jurado con «Handia», ganadora de 10 premios Goya) obtuviera la tan ansiada Concha de Oro. El filme bien lo hubiera valido, y la prensa así lo valoró entregándole el Feroz y el Fipresci.

Publicidad

Pero esta recreación de la odisea interior de un «topo», un anarquista obligado a esconderse durante 30 años en su casa por temor a las represalias franquistas, se quedó un peldaño por debajo de la gloria: logró el galardón a mejor guión y mejor dirección. A buen seguro tomará parte activa en los próximos Goya y, desde luego, revalida las buenas sensaciones en torno a estos realizadores vascos que, en «La trinchera infinita», además, viajan a la Andalucía del año 36 con un soberbio Antonio de la Torre.

La cuota patria (en una edición con solo tres filmes españoles) del palmarés quedó cubierta, asimismo, por la Concha de Plata a mejor actriz para la joven Greta Fernández, hija de Eduard Fernández, con quien protagoniza precisamente el drama debut de Belén Funes, «La hija de un ladrón». La alemana Nina Hoss, veterano rostro del cine europeo, compartió «ex aequo» este galardón por su actuación en «La audición». «Próxima», con Eva Greene de protagionista, logró el Premio Especial del Jurado.

Publicidad

Tim Roth cerró con «The Song of Names» esta edición del certamen donostiarra que, de propina, dejó a la Prensa acreditada con la angustia de «Joker», la cinta sorpresa de este año, recién desembarcada de Venecia, donde obtuvo el León de Oro, y a punto de estrenarse.

-Concha de Oro a la mejor película: «Pacificado», de Paxton Winter

-Concha de Plata a la mejor dirección: Jon Garaño, Aitor Arregi y José María Goenaga, por «La trinchera infinita

-Concha de Plata al mejor actor: Bukassa Kabengele, por «Pacificado»

-Concha de Plata a la mejor actriz: Greta Fernández («La hija de un ladrón») y Nina Hoss («La audición»)

-Mejor guión: Luiso Berdejo y José María Goenaga, por «La trinchera infinita»

Publicidad

-Mejor fotografía: Laura Merians, por Pacificado»

-Premio Especial del Jurado: «Próxima», de Alice Winocour

-Premio del Público Ciudad de Donostia: «Especiales», de Olivier Nakache y Éric Toledano

-Premio del Público Ciudad de Donostia: «Especiales», de Olivier Nakache y Éric Toledano

-Premio Feroz Zinemaldia: «La trinchera infinita», de Jon Garaño, Aitor Arregi y Jose María Goenaga