La Reina visita en El Prado las obras donadas por la familia Várez Fisa

La Reina ha podido admirar hoy la valiosa colección de obras de arte español desde 1200 a 1500 donada al Museo del Prado por la familia Várez Fisa, cuyos miembros han estado presentes en la inauguración de la nueva sala de la pinacoteca con sus pinturas, retablos, relieves y un espectacular artesonado.

La presencia de doña Sofía supone un reconocimiento a la generosidad del matrimonio conformado por José Luis Várez Fisa y María Milagros Benegas Mendía, propietarios de doce piezas donadas en enero y expuestas junto a otras cuatro en depósito y con el Retablo de San Cristóbal, entregado por la misma familia en 1970.

Al acto de inauguración de la nueva sala, denominada Sala Vázquez Fisa, han asistido también el ministro de Cultura, José Ignacio Wert; el presidente del Patronato del Museo del Prado, José Pedro Pérez Llorca; el director de la pinacoteca, Miguel Zugaza, y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

Les ha acompañado el arquitecto Rafael Moneo, responsable de la ampliación del museo y encargado de la instalación de esta sala.

Doña Sofía se ha fotografiado ante el retablo de San Cristóbal junto a las autoridades, el matrimonio Várez y sus seis hijos, donantes igualmente de la colección.

Estos mecenas recibieron el pasado 10 de diciembre, de manos de la Princesa de Asturias, una de las Medallas de Oro al Mérito en Bellas Artes concedidas por el Ministerio de Cultura en 2012.

Tras las fotografías, doña Sofía ha conversado con los donantes y contemplado una a una las piezas expuestas en la sala, en cuyo techo se ha colocado un artesonado ricamente decorado procedente de la iglesia de Santa Marina de Valencia de don Juan (León).

Su colorido y dimensiones -once metros y medio de largo y seis de ancho- dan a la sala un valor estético añadido, además del artístico inherente a una valiosa pieza de comienzos del siglo XV.

Una de las obras cedidas en depósito, el "Tríptico del Nacimiento de Jesús", también llamado Tríptico del Zarzoso, por proceder de un monasterio ubicado en una dehesa salmantina de ese nombre, es especialmente valorada por los especialistas.

La nueva sala, donde también se ha incluido una tabla de Lluís Borrasà adquirida por el Estado, ayuda a paliar las carencias que El Prado tiene en pintura española del Románico al Renacimiento, y así destaca también la Virgen de Tobed (hacia 1359-1362) atribuida a Jaume Serra y de gran valor histórico.