Cultura

La última obra maestra de Frank Lloyd Wright, subastada por 1,7 millones de dólares

La licitación partió de la cantidad de 750.000 y, tras recibir unas 20 ofertas, fue un hombre que vive fuera del estado de Arizona el que se hizo con la creación del emblemático arquitecto

La licitación partió de la cantidad de 750.000 y, tras recibir unas 20 ofertas, fue un hombre que vive fuera del estado de Arizona el que se hizo con la creación del emblemático arquitecto

Publicidad

Entre la inmensidad y los suelos desérticos de la reserva natural de las montañas de Phoenix, en Arizona (EE UU) se erige, desde 1959, el último diseño que hizo en vida el célebre arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright. Una casa circular de dos pisos, 287 metros cuadrados y que se asienta sobre una parcela de 5.265 metros cuadrados en la ladera de una de las colinas de este imponente paisaje. Este edificio se puso en subasta pública el pasado miércoles y, tras recibir unas 20 ofertas, la compró por 1,7 millones de dólares un hombre que vive fuera del Estado, según comunicó la firma responsable de la venta. Una cantidad que, habiéndose abierto la licitación con 750.000 dólares, aumentó gracias a una respuesta inmediata de los compradores.

Lloyd Wright, autor del diseño del icónico Guggenheim en Nueva York, es célebre por ser pionero en el movimiento de la Escuela Prairie: su perfil bajo, con líneas y elementos limpios que se mezclan con un entorno impresionante han sido, siempre, elementos imprescindibles de su sello. En el caso de la casa subastada, son las vistas de Palm Canyon las que sus huéspedes han disfrutado durante tantos años. La vivienda estuvo a cargo de Norman y Aimee Lykes y, en 1994, fue renovada pasando a la propiedad de la familia Franks, que la puso en venta en 2016. Ahora, se desconoce el nombre de este nuevo propietario que se ha hecho con "una obra maestra del arquitecto más emblemático de Estados Unidos", comentó Nate Schar, directivo de Heritage Auctions, añadiendo que la campaña para esta subasta llegó a 1,2 millones de compradores nacionales e internacionales.

En una estructura de círculos concéntricos, ventanas redondas y paredes curvas, que dan la sensación de que perfilan las formas de las montañas que la rodean, la casa fue diseñada por Wright en el mismo año de su muerte. Falleció a los 91 años y fue John Rattenbury, aprendiz del famoso arquitecto, quien se encargó de terminar con el proyecto en 1967. La casa, que originalmente tenía cinco habitaciones, terminó con tres dormitorios aún más grandes, cada una con baño particular, así como también cuenta con una piscina en forma de media luna, tal y como figuraba en el diseño original de Wright.