La Zarzuela, la primera en parar

Los sindicatos presentan el calendario de huelgas que arrancará el 5 de abril, día del estreno de la nueva obra de Tomás Marco

«Maruxa», en la Zarzuela
«Maruxa», en la Zarzuela

Los sindicatos presentan el calendario de huelgas que arrancará el 5 de abril, día del estreno de la nueva obra de Tomás Marco.

Condenados a entenderse parece que están los sindicatos y el Ministerio de Cultura, aunque aquéllos mantienen sus posturas sin ceder un ápice acerca de la fusión entre el Teatro Real y el de la Zarzuela en una fundación. El motivo de sus serias discrepancias, posturas casi irreconciliables, es considerar una «privatización encubierta» la que sería la nueva situación del coliseo de la calle Jovellanos, idea que es frontalmente rechazada por Cultura. De ahí que hayan decidido seguir adelante con la idea de parar a partir del 5 de abril (y hasta el 26) algunos días y en horario de 19:00 a 21:00, justo cuando comienzan las representaciones y hacerlo después de Semana Santa «para intentar que ninguna función esté ya comenzada para que se les pueda devolver el dinero».

La primera damnificada será la nueva zarzuela, estreno mundial, de Tomás Marco, «Policías y ladrones», cuyo aterrizaje en el escenario estaba previsto para ese día. La siguiente, un día después, será la nueva apuesta de Sergi Belbel, «Si no te hubiese conocido», cuyo estreno estaba previsto en el Teatro Valle Inclán. Pero no serán las únicas, pues afectará a 16 espectáculos de varias de las unidades dependientes del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (Inaem). Así, además de la zarzuela, el ballet, la danza y el teatro hasta un total de 16 espectáculos al tiempo que anunciaron que habrá otras 14 concentraciones frente a alguno de los centros y también del Teatro Real el día 12 de abril, coincidiendo con la celebración del World Opera Forum, un encuentro internacional dedicado a la lírica que en esta edición se celebrará en Madrid y con cuya concentración se quiere «hacer visibles a los compañeros del Real», aseguraron los representantes sindicales.

Los representantes sindicales recordaron ayer, en rueda de prensa , que «no se trata de un calendario que esté cerrado» y que podrían suspenderse los paros previstos «siempre que Cultura se avenga a paralizar el proyecto, se empiece de cero y se hable con todas las partes implicadas». Desde el Ministerio vuelven, de nuevo, a tender la mano y aseguran «estar abiertos al diálogo y la negociación» y confían en que los representantes sindicales se avengan a sentarse de nuevo y hablar para que no haya que llegar al extremo de la huelga.