Literatura

Carme Riera se pone en la piel del archiduque «hippie»

La escritora novela los secretos vitales de Luis Salvador de Habsburgo Lorena, auténtico mito en la Mallorca de principios del siglo XX

La escritora presentó ayer la novela en el marco de la Setmana del Llibre en Catalá
La escritora presentó ayer la novela en el marco de la Setmana del Llibre en Catalá

La escritora novela los secretos vitales de Luis Salvador de Habsburgo Lorena, auténtico mito en la Mallorca de principios del siglo XX

Hay personas, personalidades, personajes que, a pesar deno poder conocerlos, nos persiguen como un fantasma durante toda la vida. A la escritora Carme Riera le ha ocurrido, desde niña, con la figura de Luis Salvador de Habsburgo Lorena, archiduque de la dinestía imperial de los Habsburgo, primo del emperador Francisco José y Sisí la emperatriz. Undécimo hijo de Leopoldo II, Gran Duque de Toscana, fue recibido por 101 cañonazos en el día de su nacimiento. Ahí empezó ya su vida de excentricidades, tantas, que en la Viena de principios del siglo XX era considerado prácticamente un loco, pero en Mallorca, lugar en el que residió durante años, lo mitificaron prácticamente hasta la santidad.

Viajero, naturalista, ecologista, hombre de letras, amante de la belleza, y librepensador, llegó a Mallorca en busca de completar su libro sobre escarabajos, pero se enamoró de la isla, y poco a poco creó su propio paraíso, incluso intentó criar una nueva raza de perros. Suyos son algunos de los miradores de la costa norte donde hoy lo aborrotan turistas en busca de un selfie al amanecer. Riera llegó a conocer de niña a miembros de su séquito, que no dejaron de contarle historias, e incluso vivió en una de sus casas. La proximidad era tal con el personaje que cuando le propusieron comisariar una exposición sobre la figura del archiduque no dudó en aceptar.

Durante tres años preparó una muestra con objetos personales, documentos, cartas y fotografías que hicieron que el fantasma de su niñez cogiese un cuerpo. Tanto fue así que una vez se inauguró la exposición se encontró una tarde que la voz del excéntrico personaje le hablaba en secreto. Fue esta voz la que la empujó,precisamente, a escribir su vida, en una confesión en primera persona en que descubre los secretos y misterios que han acompañado desde hace un siglo al personaje.

El resultado es «Les darreres paraules» (Edicions 62), novela ganadora del último Premi BBVA Sant Joan en la que Riera da voz al archiduque y nos descubre sus motivaciones, sus amores, la vida cotidiana de su séquito en Mallorca y el por qué de sus constantes viajes, que llegaron a tener cierta incidencia en el principio de la Primera Guerra Mundial e incluso se habla de que podía actuar como agente secreto del emperador desde 1870. «En el año Cervantes, he querido hacer un homenaje a El Quijote y el motor que hace arrancar la historia es el manuscrito hallado de las apresuradas memorias, poco antes de morir, del propio Luis Salvador de Habsburgo», asegura la escritora mallorquina.

La novela está dividida, así, en dos partes. La primera, Riera explica el encargo de realizar la exposición por el centenario de la muerte del archiduque y cómo llega a encontrar el manuscrito de sus memorias. En la segunda entramos de lleno en esta apasionante historia, la de un hombre extraordinario que dormía en el suelo, vestía con la ropas sucias y destartaladas, y prohibía talar bajo ningún concepto un árbol. «Al contrario que otros célebres visitantes a la isla, se impregnó de la cultura, hablaba mallorquín e incluso escribió un libro sobre las impresiones del paisaje mediterráneo», comenta la escritora.

En el libro no hay invención de ninguna de las acciones, pero sí una interpretación de los cómos y los por qués, lo que crea el un eléctrico relato de un hombre que decide descifrar, por fin, todos sus secretos y misterios antes de morir. «Siempre luchó por la paz, era un hippie antes de los hippies», concluye Riera.