Libros

El neurólogo que perdió la cabeza

Domingo Escudero es neurólogo y en 2006 se volvió loco. Literalmente. Ingresado en un centro de salud mental, se le encadenó a un tratamiento para una enfermedad que no padecía: esquizofrenia –ese cajón de sastre al que tanto recurren los psiquiatras al primer síntoma psicótico–. Afortunadamente, el paciente que nos ocupa también es galeno y cuando se recuperó tímidamente y volvió a ejercer la medicina, intuyó que lo que había sufrido era la misma dolencia rara y autoinmune que llevaba investigando toda su vida: encefalitis límbica, la misma que sufría la niña del filme «El exorcista». Así se lo contó, un san Jordi de hace tres años, al autor de «Ático» –uno de los cinco autores más relevantes de la vanguardia española de los últimos veinte años, lo dicen otros y lo suscribo, quien no dudó en remangarse para edificar «Las defensas». Por primera vez el narrador que prefiere escribir desde la periferia de la periferia decidió viajar alrededor de Barcelona y convertir al protagonista en su compañero, asesor y alter ego librepensador y políticamente incorrecto.

Para acumular un mundo expresivo tan fiero como el de Gabi Martínez hay que estar muy enfadado y muy seguro, por eso aborda estas páginas con una impecable rabia intelectual. No sólo cuenta la historia de un médico abriéndose paso contra la burocracia, el «mobbing» y el estrés –el clínico, no el metafórico– y pasar de ser un «loco» a un experto de referencia en su especialidad, sino que nos retrata todo un sistema corporativo donde priman los intereses así como la traición de cualquier gran ciudad contra sus habitantes. La sociedad es vista como un sistema inmunitario donde las defensas nos atacan, al igual que ocurre con la enfermedad sufrida por el doctor Escudero, provocada por sus propias defensas. Aunque el protagonista es el pilar de esta novela, la historia está narrada desde otras voces, en su gran mayoría mujeres: su primera esposa, su hermana, una compañera de trabajo, su amante... El libro no elude mostrar la parte más dura de la travesía de Escudero, por lo que todas verán alteradas sus vidas y nos darán la versión de él desde distintos ángulos. De aquel «durante una época de mi vida me volví loco» con el que sorprendió al autor a su situación actual no sólo media una historia de superación sino un magnífico libro que ha permitido a Martínez demostrarnos el caudal de honestidad implacable en cada línea.

Sobre el autor

Gabi Martínez nació en Barcelona en 1971. Con «Ático» fue seleccionado como uno de los cinco autores más representativos de la vanguardia española de los últimos veinte años

Ideal para...

observar cómo el mundo que ha sido diseñado para protegernos se vuelve contra nosotros mismos

Puntuación: 9