Libros

Vuelta a lo desconocido

Al final, después de todo, siempre se vuelve al principio. Es allí, en donde comenzó todo, adonde Fernando Vallejo regresa con su nueva novela, «¡Llegaron!», que lleva al escritor colombiano desde Ciudad de México, donde vive desde hace más de treinta años, hasta la finca Santa Anita, un lugar situado a las afueras de Medellín. Un espacio plagado de recuerdos y memorias, donde el autor pasó los días más felices y azules de su infancia y donde transcurrieron los pasajes de su primera novela.

Nada queda, sin embargo, de aquella época. Todo ha sido devorado por la lluvia y el tiempo y esos días, que antaño eran hermosos y azulados, se vuelven ahora de un color gris, pálidos, sin gracia, tal como le cuenta el narrador a un psiquiatra a lo largo de toda la novela, con quien comparte el vuelo que lo transporta desde México a Colombia y que se transforma no sólo en el depositario de las muchas anécdotas que vivió allí, en Santa Anita, cuando el aire estaba impregnado de mangos y naranjos y familia, sino también de sus dardos contra el país, su país, al que regresa.

«Llegó la plaga a destruir el paraíso», dice en algún momento el narrador de la novela, quien, más allá de su tono elegíaco, de canto de cisne, elude, sin embargo, impregnar la historia de nostalgia y de melancolía. Con su estilo directo y sin anestesia, Fernando Vallejo elige hacer lo que mejor sabe: lanzar dardos a diestra y siniestra contra el estado del mundo y la humanidad que en ella habita.