Geografía sonora de España

Pese a los miedos ante una supuesta burbuja, el modelo de festivales de verano sigue creciendo e industrializándose en nuestro país como una oferta cultural y turística de primer orden pero abocada a la guerra de precios ante la proliferación de citas: aquí están las más importantes

Arcade Fire, las estrellas del BBK Live, que comienza el 7 de julio
Arcade Fire, las estrellas del BBK Live, que comienza el 7 de julio

Pese a los miedos ante una supuesta burbuja, el modelo de festivales de verano sigue creciendo e industrializándose en nuestro país como una oferta cultural y turística de primer orden pero abocada a la guerra de precios ante la proliferación de citas: aquí están las más importantes

Se acabaron ya los tiempos en los que una ardilla podía atravesar la España saltando sobre las copas de los árboles, y sin embargo hoy en día es posible cruzar la Península sin tocar la realidad, viviendo en el microcosmos que proponen los festivales de música en la ilusión del verano. Después de unos años de cierta atonía, la oferta se ha reforzado y diversificado: jazz, indie, heavy metal, electrónica, música africana, reggae, rap... todo es posible. Hasta ver al Dúo Dinámico en el mismo escenario que Molotov. Antes eran las fiestas municipales el motor económico de miles de localidades de España. Ahora, la fórmula se ha sofisticado e industrializado. Los temores a la burbuja del sistema siguen presentes mientras la espuma no deja de subir. Eso sí, las ofertas están llegando a un punto en el que es difícil ofrecer más por menos, la competencia es feroz. La cosecha de 2016 es la siguiente:

BBK LIVE

Sin duda, uno de los platos fuertes del verano: un cartel de lujo con muchos platos fuertes, como Arcade Fire en una de sus escasas citas en Europa, New Order, Pixies, Underworld, Tame Impala, Editors y Hot Chip que componen un «all stars» del pop electrónico y que extiende sus tentáculos hacia sabrosísimas formas de canción como las de Father John Misty, Courtney Barnett, Wolf Alice y Grimes. ¿Alicientes? Gastronomía y bondades del Cantábrico, sumados a los servicios de una gran ciudad que dispone de un recinto ubicado en entorno natural que admite cámping. Del 7 al 9 de julio, en Bilbao: entradas de día por 58 euros, abono, 120.

FIB

El clásico entre los clásicos del verano es el Festival de Benicàssim, renacido de la quiebra técnica en números y en espíritu. Este año, también en cartel, ecléctico y variado como es su seña de identidad desde que es sucursal de las Islas Británicas, donde los gustos individuales se entienden de una manera infinitamente más amplia que aquí. A Major Lazer con su dancehall descacharrado les siguen los legendarios Chemical Brothers, y después un doble cambio de tercio con los épicos Muse y su gira de drones voladores y la estrella inesperada, el fantástico rapero Kendrick Lamar, un talento natural para la música como lo es Jaimie XX y lo fueron Echo & The Bunnymen. Sol, playa y música con cámping incluido para valientes con tienda refrigerada. Del 14 al 17 de julio: entradas de día por 60 euros y abono 147.

Heineken Jazzaldia

Pasar calor es una opción, pero hay otras. Como escuchar jazz en la playa de San Sebastián en el festival de música más antiguo de España. Jazzaldia ya ha celebrado medio siglo de vida y soplan las velas Diana Krall, Gloria Gaynor, Nick Waterhouse, Steve Coleman, y una noche especial con John Scofield, Brad Mehldau y Mark Giuliana. Un festival sostenible, que ofrece alternativas con 132 actuaciones, de las 86 son gratuitas, y en más de 20 escenarios. Y la inagotable lista de «pintxos» y bebibles del País Vasco. Los conciertos de pago se agrupan entre los días 22 y 24 de julio, y los abonos están a la venta con tres precios en función del recinto. Entre 55 y 100 euros.

Arenal Sound

Hace unos años irrumpió en el panorama un festival en Burriana (Castellón) que hace furor entre los más jóvenes, con una fórmula sencilla: barato, masivo y divertido. Sin embargo, cuando parecía imposible seguir llevándola más allá, este año sus promotores ofrecen cuatro noches de conciertos (con escenarios en la playa) y artistas internacionales por ¡40 euros! Habrá Dj’s estrella como Steve Aoki y Vitalic, pop taquillero como Two Deoor Cinema Club y Love of Lesbian y rock con Kaiser Ciefs y The Hives. Igual que en el FIB, donde tienen experiencia en fenómenos climáticos asombrosos, la gota fría del año pasado no está en el cartel, porque es un plus de emoción gratis. Del 2 al 8 de agosto, alojamiento en cámping, 65 euros. Sin cámping, 40.

Sonorama

El Sonorama es otro clásico que abrió un debate el año que llevó a Raphael a cantarle a los indies, pero este año parece que han sobreactuado con la estrategia del ruido social digital. Nada menos que El Dúo Dinámico en la misma noche que Molotov. Al que no le guste que no mire, que tiene alternativas: The Hives, León Benavente, Mando Diao, Izal y Kula Shaker entre otros. Lo que no cambia es el ambiente de Aranda de Duero (Burgos): buen vino y mejor cochinillo y sin duda uno de las citas más positivas del verano. Del 11 al 14 de agosto, entrada de día por 30 euros y abono por 60.

Pirineos sur

Hasta ahora todo muy pop. Pero hay un mundo entero ahí afuera haciendo una música increíble. Traer a esos artistas que debes conocer pero que nadie te va a decir que escuches es misión del festival Pirineos Sur, que celebra su 25ª edición en Sallent de Gállego (Huesca) con naturaleza y aire puro. 29 conciertos repartidos en varios días temáticos, entre los que destacan: 15 de julio, Songhai y Duquende. El 16: Gogol Bordello es la estrella de una noche balcánica. 22 de julio: Baaba Mal y King Ayisoba para la jornada africana y al día siguiente, Alpha Blondy y Mad Professor, el reggae al poder. Entradas, varios precios entre 20 y 40 euros. Abono, 90.

Rototom

Y si mencionamos el reggae, nos tiene que venir a la cabeza la mayor cita mundial del género, que se celebra en Benicàssim del 13 al 20 de agosto. Un verdadero quién es quién de la escena mundial que trae a Damian «Jr. Gong» Marley de nuevo, y a Dub Inc, Inner Circle y Manu Chao. Artesanía con conciencia, área vegetariana, reciclado, paz y amor. La «ganja» que lleve cada uno es bajo su responsabilidad y riesgo. Fuera de bromas, el Rototom es único en el mundo y ofrece entradas de día por 33 euros y abonos que, para 8 días de cámping, no superan los 240 euros.

La mar de músicas

Otra experiencia «world music» es La Mar de Músicas, que trae a otro del clan Marley, Julian Marley & The Upresing, Cheik Lô, Omara Portuondo & Diego el Cigala, Earth Wind & Fire Experience, Mariza, Tindresticks y Emir Kusturica, entre muchos otros. El país invitado es Suecia, que aporta a Jay Jay Johansson y Anna Ternheim. Del 15 al 23 de julio, en Cartagena (Murcia), entradas de 10 a 35 euros, y el abono del festival, 65.

Resurrection

Nos estamos olvidando de un planeta singular, el Resurrection Fest, un festival que ofrece pulpo, melenas y pogo a discreción. 80.000 personas (sumando la asistencia) de las tres jornadas invadirán Viveiro (Lugo) para escuchar metal, punk, hardcore y rock entre los días 6 al 9 de julio. Este año, grandes nombres como Iron Maiden, The Offspring, Volbeat y Bad Religion en un evento único sobre el que hablan maravillas y que ha situado a la localidad en el mapa del metal europeo. Su canal de YouTube es una muestra de ello. El abono son 105 euros.

Cruïlla

Sin una identidad musical fija, pero siempre consiguiendo nombres de calidad (algunos de ellos mencionados arriba como estrellas antes de serlo), el Cruïlla intenta ser lo menos redundante posible aunque no siempre se puede sorprender. Este año, sus apuestas son el ex Led Zeppelin Robert Plant, Alabama Shakes, Cat Power y los colombianos Bomba Estéreo, que hacen honor a su nombre. En competencia directa con el BBK Live, del 8 al 10 de julio en Barcelona, Cruïlla promete buenrollismo desde 75 euros por día y 105 el abono de tres.

Dreambeach

En el polo opuesto estilístico está la electrónica, que tiene una parada obligatoria en Almería. Huérfanos de Monegros Festival, esta es la mejor opción para sumergirse en un bufé de todos los estilos de la electrónica con vistas al mar. En Villaricos, del 11 al 14 de agosto, estarán Deadmau5, Carl Cox, Jeff Mills, Laurent Garnier y una noticia bomba: 50 Cent. El rapero estadounidense hará su única parada en España en este festival, que tiene un escenario rap con los inclasificables Die Antwoord. Abono, 70 euros, con acampada: 85. Entrada de día, 40.

ESTO NO ES TODO...

Hay más: el Portamérica ofrece chefs con estrella Michelin cocinando y dos noches de música con Bunbury , Amaral, Molotov y Love of Lesbian en competencia directa con el FIB y el NOS de Lisboa por 50 euros el abono (66 con cámping) y 28 la entrada diaria. El clásico Contempopránea de Alburquerque (Badajoz) con The Pastels, The Charlatans, Dorian y Sidonie los días 29 y 30 de julio, por 35 euros. Santander Music Festival con Novedades Carminha y León Benavente del 4 al 6 de agosto por 65. Barcelona Beach Festival reúne en la playa del Fórum el 16 de julio a algunos de los Dj’s más comerciales del mundo. David Guetta, Alesso, Axwell-Ingrosso, Martin Garrix y Nicky Romero; eso sí, por 67 euros.

Y MENOS MAL QUE NOS QUEDA PORTUGAL

Hablando de la Península, no podemos perder de vista lo fuerte que apuestan los festivales de Portugal, que, por cierto, cada vez hacen más esfuerzo por atraer público español. Webs traducidas, notas de prensa en castellano... y cartelazos. EL NOS de Lisboa es espectacular y suma a los mejores artistas de tres o cuatro españoles: Radiohead, Chemical Brothers, Foals, Father John Misty, Tame Impala, Hot Chip, Arcade Fire, M-83... y algunos nombres españoles como Vetusta Morla, Nudozurdo y L.A. El precio no puede ser más competitivo: 56 euros la entrada de día y 119 el abono. Del 7 al 9 de julio, es un duro competidor para el BBK de Bilbao. Y el rival luso del FIB se llama desde hace unos años Super Bock: Iggy Pop, The National, Disclosure y dos astros del hip-hop Kendrick Lamar y De la Soul. Tres días de música por 95 euros y uno, por 50. Que se note que estamos en la UE, mal que le pese a algunos.