Libros

James Vicent McMorrow: «Voy a comprar un décimo del Gordo a ver si me toca»

James Vincent McMorrow es un hombre feliz. En pocas semanas ha pasado de aparecer sólo en las páginas de las publicaciones especializadas de música de nuestro país a estar en casa de todos los españoles gracias a «Glacier», la canción que suena en el celebrado y conmovedor anuncio de la Lotería de Navidad. Aprovechando este nuevo tirón en España, el cantante irlandés estará el próximo mes febrero en Madrid y Barcelona tocando en solitario. Hablamos con él de su último disco de estudio, «Post Tropical», y del pelotazo de haber aparecido en uno de los spots navideños del año.

-«Post Tropical» está grabado en Texas, cerca de la frontera con México y casi en medio de desierto, ¿cómo fue la experiencia?

-Es una parte del mundo preciosa. El estudio estaba a las afueras de El Paso, se llama Sonic Ranch y hacía años que soñaba con ir. Para este segundo álbum se me dio la opción de que podía ir grabar a cualquier parte y así lo hice. Amo estar en América y las historias que me contó la gente del lugar durante mi estancia allí han salido reflejadas de alguna manera en el disco. Estar en el desierto dio un aire especial a la grabación, sobre todo en las letras, con esos paisajes ensoñadores y amenazantes que me rodeaban.

-En su primer álbum se dirigía más hacia el folk de autor, y ahora en «Post Tropical» se reinventa en un autor de soul blanco. ¿Se considera un cantante soul?

-Sí. Siempre me he visto así. De hecho, creo que mi primer trabajo no es un disco de folk tradicional, aunque al verme tocando en los conciertos y en las radios con mi guitarra acústica la gente pensó que lo era. Mi debut tenía buenas ideas, pero no los medios para llevarlas a cabo.

-¿Cuáles son sus cantantes de soul favoritos?

-Donny Hathaway, que fue una de las razones para que me convirtiera en músico. Otro sería Sam Cooke. Diría que casi todos los soul singers de la historia me han influido de una manera u otra, y también las mujeres que hacían y hacen soul, ya que mi tono de voz se asemeja mucho al de ellas. Hay otros artistas que me han marcado que no son necesariamente soul pero que sí que tienen puntos en común con el género, como Jeff Buckley y Fiona Apple.

-Los elementos electrónicos y los teclados de su nuevo disco están especialmente cuidados y dan una sensación de calidez a todas las canciones. Es una novedad. ¿Cómo se fraguó este acertado cambio de sonido?

-Mi intención era crear algo que fuera especialmente cálido y detallado, utilizar los sintetizadores y esos sonidos electrónicos de forma adecuada. Cuando escuchas un disco clásico de Bob Dylan, esa sensación de profundidad te la da la producción, con esos órganos por ejemplo. Quería hacer lo mismo, pero de una forma moderna: darle esa cualidad única. Para ello, he utilizado instrumentos actuales, como mi ordenador portátil, huyendo de los teclados vintage y de esa nostalgia tecnológica.

-¿Qué le pasó por la cabeza cuando le llamaron para utilizar «Glacier» en el anuncio de la Lotería de Navidad española?

-Vista la experiencia ha sido algo fantástico, y desde luego no pensaba que una de mis canciones podría acabar siendo utilizada en un anuncio así. Siendo honesto, uno no piensa eso cuando se dedica a hacer discos. Por ejemplo, algunas de las composiciones de mi primer álbum aparecieron en películas y series americanas, y eso sirvió para que mucha gente descubriera mi trabajo. La música que hago no es del tipo que suena habitualmente en la radio, así que oportunidades como ésta para llegar a un público mayor son fantásticas. Pero no suelo aceptar que salgan en anuncios, más aún si son malos. Sin embargo, la gente que estaba detrás del spot de la Lotería de Navidad me explicó muy bien el proyecto, cómo sería y qué función tendría mi canción. Me convencieron.

-¿Qué pensó al verlo por primera vez?

-Me sorprendí de lo hermoso que era, porque en mi mente un anuncio de televisión es algo que intenta vender una cosa de forma muy vergonzosa, pero en este caso era una historia muy bien contada donde mi canción encajaba a la perfección. No puedo estar más feliz de cómo ha salido todo. Además, me ha dado una repercusión en España asombrosa.

-Por cierto, ¿ha comprado o le han regalado algún billete del Gordo de Navidad?

-(Risas) Pues no, no tengo. Creo que debería estar en España para poder comprar uno. De hecho no sé si puede comprar on-line. Al acabar esta entrevista lo voy a mirar y me voy a comprar un número, a ver si me toca. La lotería es para todo el mundo, ¿no?