Nuria Fergó: «Soy una “triunfita” a mucha honra»

Ha lanzado «Bailando bajo la lluvia», uno de los temas más latinos y frescos de su carrera profesional, con el que pretende conquistar el mercado latinoamericano.

Ha lanzado «Bailando bajo la lluvia», uno de los temas más latinos y frescos de su carrera profesional, con el que pretende conquistar el mercado latinoamericano.

Tras cuatro años sin publicar ningún single, aunque no en silencio, Nuria Fergó baila bajo la lluvia. Y se moja, pese a que cuando hay tormenta abra el paraguas. Ha disfrutado de su hija, pero ha seguido regalando a sus fans noches de bohemia e ilusión. Ahora ha lanzado un tema movidito, con un estribillo pegadizo y toques de guitarra flamenca, que ayuda a superar las rupturas amorosas. «Bailando bajo la lluvia» salió el 14 de julio y llegó a ser número uno en ventas en Amazon España horas después de su lanzamiento.

–La vida no es esperar a que pase la tormenta, sino aprender a bailar bajo la lluvia...

–Cierto. Esta profesión es una montaña rusa. No sé qué será de mí mañana, pero eso me gusta. Yo no podría trabajar en una oficina, haciendo durante ocho horas el mismo trabajo todos los días. Me encanta bailar bajo la lluvia.

–¿Y mojarse?

–Con un paraguas se puede bailar bajo la lluvia sin mojarse.

–¿Conquistará con este single el mercado latinoamericano?

–Las cosas llegan o no. Me ha surgido así. Mi estilo de música pega allí y creo que tengo bastante mercado. Lucharé por ello. Soy muy cabezona, y cuando se me mete algo en la cabeza no paro hasta que lo consigo. A día de hoy lo único que me queda es dar el salto a Latinoamérica. Siempre me he visto allí. No sé cuándo, pero me llegará...

–Pero no se despedirá definitivamente del flamenco...

–No. En mis conciertos seguiré cantando copla, boleros, baladas... No me gusta ponerme límites, y odio que me digan que debo tener un estilo. Dios me ha dado el don de cantar. Y mi voz melódica, flamenquita, me permite cantar el estilo que quiera. Las rancheras, por ejemplo, las bordo, pero en España no pega hacer un disco de rancheras. Mi repertorio es muy variado y la gente se lo pasa pipa.

–¿Las noches de bohemia, entonces, no se acabarán?

–Para nada, seguiré cantándola.

–¿Y las de ilusión?

–Eso irá conmigo hasta la muerte. Soy una persona positiva. Siempre que haya ilusión, habrá solución. A mí me mantiene la ilusión de poder conseguir todos mis objetivos.

–¿Puede la música curar un corazón roto?

–La música es fundamental en mi vida. Según mi estado anímico, me pongo un estilo u otro, pero siempre estoy escuchando música, que es la mejor medicina contra el desamor.

–¿Es una canción para amar en tiempos revueltos?

–Total. Ayuda a tirar hacia adelante y a creer mucho en uno mismo. De todo se puede salir.

Cuando se dice: «Quiéreme, como se quiere por primera vez, quiéreme...».

–Cuando una persona te quiere te lo transmite con un beso, con una caricia... En los ojos se nota ese brillo. Se puede querer varias veces como se quiere por primera vez.

–Muchos fans ya cuentan los días que faltan para el reencuentro de «Operación Triunfo».

–Yo estoy contentísima. Nos hemos visto, hablamos, pero repetir ese concierto después de tanto tiempo... Será muy especial. Veremos si no se me caen los lagrimones cuando empecemos a ensayar. Éramos unos niñatos y, aunque todavía me vea como una chiquilla, todo ha cambiado.

–Es que ya han pasado 15 años...

–Mi forma de ver la vida es la misma, pero he madurado mucho. La ilusión sigue intacta.

–¿Qué relación guardan?

–Tenemos un grupo de Whatsapp muy activo. Nos llevamos muy bien. Con muchas de las chicas guardo más relación. Somos mujeres, tenemos más confianza y nos llamamos para contarnos nuestras cosas.

–¿Fue una auténtica operación triunfo?

–Sí. Fue mi trampolín. Lo cogí con 22 años y me abrió las puertas de mi carrera. La academia me cambió la vida. Me abrió la mente. Entré de una manera y salí de otra.

–¿Y si la llamo «triunfita»?

–Encantadísima. Soy una «triunfita» a mucha honra. Estoy muy contenta y orgullosa de haber salido de allí.

–¿Cómo disfruta más, cantando o actuando?

–Me considero una artista. Me gusta cantar e interpretar, todo está unido. Y yo me siento como pez en el agua. La cámara me quiere.

–¿Será un verano azul en Nerja?

–Todos los veranos en Nerja son azules. No es porque sea mi pueblo, pero el que viene repite.

–¿Se desplazará en bicicleta, como los chicos de Chanquete?

–Se me podrá ver en moto, que sigo teniendo la misma del instituto.

–Le cambio una vuelta por una ración de espetos.

–¿Y si nos comemos el espeto y luego te doy una vuelta?

–Pues prepare un casco, no nos vayan a denunciar.

–Eso está hecho (risas).

–¿Qué va a hacer este verano?

Terminar mis conciertos y disfrutar de los días en la playa. No planeo demasiado.

–Seguro que publicará algún «selfie» en las redes sociales...

–No suelo tener a nadie al lado para que me saque las fotos, aunque salgo mejor en los «selfies», así que seguiré estirando el brazo.