Roger Hodgson: «Supertramp ya no existe, los que quedan sólo son una marca»

El autor y compositor de la mayor parte de los éxitos del mítico grupo sigue actuando en solitario, mientras Rick Davies gira con el resto de la banda

Roger Hodgson
Roger Hodgson

El autor y compositor de la mayor parte de los éxitos del mítico grupo sigue actuando en solitario, mientras Rick Davies gira con el resto de la banda

Fue uno de esos grandes cabreos del rock and roll. Roger Hodgson cofundó Supertramp en 1969 junto a Rick Davies y, en el tiempo que va hasta su salida del grupo en 1983, compuso, cantó y arregló la mayoría de éxitos que hicieron de la banda un fenómeno que vendió 60 millones de discos. Tras el divorcio, Davies y parte de los músicos originales siguieron por su cuenta bajo el nombre de la banda, con el que, de hecho, actuarán en noviembre en Madrid y Barcelona. Hodgson estuvo retirado de los escenarios durante una época y se sobrepuso a un accidente doméstico en el que se rompió sus dos muñecas. Habitual de los escenarios veraniegos en España, este año su gira pasa por Palma de Mallorca (mañana), Starlite Festival de Marbella (día 6) y el Festival Castell de Peralada (8), en Gerona. La moraleja es que la nostalgia da para mantener dos bandas con el mismo repertorio.

-¿Cual es su motivación para seguir en la carretera?

-Es muy satisfactorio ver a la gente disfrutando tanto con algo que tú has creado, aunque haya sido hace muchos años. Eso es lo único que me motiva y me hace seguir y seguir cada día. Produce una sensación indescriptible que te llena y que le da un sentido completo a tu vida, aunque la verdad es que es muy complicado de expresar el goce que me procura esta situación, la de seguir subiendo a un escenario tantos años después, y percibir la alegría que experimenta la gente.

-Claro, porque sus canciones son generalmente optimistas, ¿cree que ayudan a la gente?

-Creo que la música, no la mía, es una fabulosa medicina. Ha funcionado como remedio a lo largo de mi vida, durante los momentos más duros, y es porque se trata de algo universal. Verás, soy consciente de que la vida no es fácil para mucha gente ahora, así que si las canciones que salen de mi corazón, de mi dolor, de mis auto interrogatorios pueden conectar con los tuyos, esa conexión mágica no tiene comparación posible con la catarsis que te puede producir otro tipo de creación artística.

-Entonces, ¿escribir canciones le ha conducido a un mayor conocimiento de usted mismo?

-No sé si mayor conocimiento, pero es la manera en la que expreso cómo me siento y la única forma de encontrar paz. Escribí «The Logical Song» cuando dejé los estudios, y eso que yo tuve acceso a una buena educación, pero ocurrió en una etapa en la que estaba muy confundido sobre quién era yo realmente. Así que escribí esas líneas para tratar de averiguar algo, y mucha gente me ha confesado que algunas de mis letras les conectaron con ellos mismos en situaciones parecidas a las que yo describo. Y creo que eso sólo lo puedes conseguir si escribes desde el corazón y desde el momento, plasmando sentimientos concretos sin tratar de racionalizarlos. Y a veces, al sacarlos, se convierten en algo positivo. «It’s Raining Again» puede parecer una canción optimista pero trata de la pérdida real de un amigo. Podría seguir contándote ejemplos todo el día... la música tiene ese poder.

-¿Y qué hay en su vida actualmente que le impulse a escribir canciones?

-La verdad es que no tengo preocupaciones. Lo que me mueve ahora es algo tan curioso como seguir cantando mis canciones, que se grabaron bajo el nombre de Supertramp y que mucha gente en el público piensa que son de un grupo, aunque en realidad son mías. Se da la extraña situación de que todo el mundo conoce mi voz, conoce mis canciones, pero el nombre de Roger Hodgson no le dice nada a casi nadie. Así que estoy centrado en esta especie de misión de hacer que la gente sepa que «Give a Little Bit», «The Logical Song», «Dreamer», «Take the Long Way Home» y «Breakfast in America» son canciones que escribí yo, y que aún las interpreto con una banda increíble, así que considero que tengo esa obligación y el público alucina al ver lo bien que siguen sonando.

-¿Y cómo se siente cuando ve que el resto de la banda, con Rick Davies a la cabeza, sigue dando conciertos e interpretando sus canciones?

-Bueno, para mí, Supertramp es sólo el nombre de una marca. En serio. Ya no es una banda. Es un nombre que Rick Davies explota como si se tratara de una empresa que cada cierto tiempo sigue explotando para sacar algo de dinero. No hay banda, son unos músicos que se reúnen para irse de gira. Ya está. La verdad es que para mí estaría todo perfecto si se limitaran a tocar sus canciones, pero me disgusta la decepción que están provocando en mucha gente cuando que va a ver un concierto de ellos y no reconocen la voz del cantante. El gran público no sabe la historia de que yo dejé el grupo y piensan que van a escucharme cantando, pero se encuentran otra cosa. Esto ocurre en todas sus giras: cada cierto tiempo, recibo una avalancha de correos electrónicos de gente enfadada y decepcionada. Y me molesta que ocurra eso con algo que fue mi creación.

El resto, en España en otoño

Cinco años después de su última gira, el resto de Supertramp vuelve a la carretera con Rick Davies (cofundador del grupo), John Helliwell (saxofonista) y Bob Siebenberg (percusión), miembros originales los tres, a los que acompañan músicos de las anteriores giras . Una expedición que les lleva a Madrid (6 de noviembre, Barclaycard Center) y Barcelona (7, Palau Sant Jordi) y para la que anuncian muchos de los «grandes éxitos en directo». Queda la duda sobre si ver ambos conciertos equivale a ver a los originales Supertramp, pero la respuesta parece que es negativa.