Actualidad

Paul McCartney prepara el musical de "¡Qué bello es vivir!"

El ex Beatle ya tiene las primeras partituras que transformarán la película de Frank Capra en un espectáculo musical que será puesto en escena en 2020

El ex Beatle ya tiene las primeras partituras que transformarán la película de Frank Capra en un espectáculo musical que será puesto en escena en 2020

Publicidad

Los clásicos no pasan de moda. Siempre surgen ideas y métodos con el objetivo quitarles el polvo de encima y recordar en la actualidad por qué tuvieron tanto éxito en su época. Y lo siguen teniendo, como es el caso de "Qué bello es vivir", la película que Frank Capra realizó en 1946 y cuyas imágenes siguen siendo un imprescindible en las colecciones de los más cinéfilos. Ahora, la historia del bueno de George Bailey que interpretó James Stewart vuelve a la primera línea y de la mano, nada más y nada menos, que de Paul McCartney. Si al protagonista de la cinta se le apareció Mary Hatch (Donna Reed) como un ángel para salvarle la vida, se podría decir que el ex Beatle ha lanzado una idea que puede ayudar a que esta gran obra cinematográfica no caiga en el olvido.

Se trata del primer musical de McCartney quien, recién habiendo acabado su última gira Freshen Up Tour, no piensa descansar y se plantea un interesante proyecto que nunca antes se había imaginado. "Escribir un musical no es algo que alguna vez realmente me había atraído", confesó el cantautor. Sin embargo, fue una charla con Bill Kenwright, productor, y Lee Hall, responsable de la adaptación teatral de Billy Elliot y del guión de Rocketman, la que le abrieron los ojos. Según informó el Kenwright, este proyecto será puesto en escena en 2020, aún con localizaciones por determinar.

No es novedad la pasión de McCartney hacia el cine. Ha aparecido en varias películas, como fue en el documental con el mismo nombre de la gran canción de The Beatles, "Let it be", y ahora hace homenaje al clásico de Capra con su primer musical. "Pensé que esto podría ser interesante y divertido", aseguraba McCartney, de tal manera que ya están algunas de las partituras escritas. Este trabajo que pone el proyecto en marcha ha sido, además, aplaudido por Hall: "El ingenio, la honestidad emocional y la brillantez melódica de McCartney aportan una profunda amplitud al clásico cuento", afirmó.