Carmen Mayordomo: «La toxicidad engancha»

Protagoniza «Los buitres o la muerte de los amantes», una reflexión sobre las relaciones que estará los lunes de mayo en el Teatro Lara

Carmen Mayordomo / Actriz
Carmen Mayordomo / Actriz

Protagoniza «Los buitres o la muerte de los amantes», una reflexión sobre las relaciones que estará los lunes de mayo en el Teatro Lara

Se trata de un teatro de salón de tintes «strindbergianos» que habla de las relaciones tóxicas, del miedo a la muerte, de la perversión del amor, del ni contigo ni sin ti, del ni conmigo ni sin mí, de la naturaleza humana... Una obra agresiva, con un texto cruel, que empieza con una cena entre un hombre y una mujer celebrando su décimo aniversario. De repente entra en escena un amigo del pasado. Carmen Mayordomo, que tiene poco de mayordoma, es la protagonista de «Los buitres o la muerte de los amantes». La obra estará los lunes de mayo en el Teatro Lara de Madrid.

–¿Cómo se pervierte el amor?

–El amor, como todo, se acaba. Pero muchas veces no se sabe terminar a tiempo por no querer hacer daño a la otra persona.

–Entonces, ¿el amor se acaba siempre?

–Creo que sí. Hablo desde mi experiencia.

–¿Cuál es el secreto para analizar la salud de las relaciones?

–No lo sé... Yo no soy psicóloga. Bastante hago con sobrevivir a mis propias relaciones.

–¿Deberíamos examinarlas más a menudo?

–El 80% de mis amigos van a un «coach» o a un psicólogo. Yo todavía no, aunque creo que es bueno analizarse y conocerse, porque eso nos hace mejores personas. Cuanto más nos conocemos, mejores relaciones tendremos.

–Pero probablemente también habría más divorcios y rupturas sentimentales.

–Igual sí, porque en el amor hay mucha cobardía. A veces estamos con una persona por costumbre.

–¿Qué nos enseña la obra?

–El teatro no deja de ser un espejo de la realidad. Si el espectador se ve reflejado en alguna de esas conversaciones algo aprenderá. A lo mejor descubre que no soporta dormir junto a la persona con la que lleva 20 años. En ocasiones, conviene dejar las relaciones.

–¿Son el amor y el odio dos caras de una misma moneda?

–Son lo mismo. La diferencia está en la indiferencia. El odio es tan potente como el amor.

–¿Puede el amor ser odioso?

–¡Ya te digo! Te puede hacer muy infeliz y desesperar, angustiar... Te puede joder la vida.

–¿Por qué enganchan las relaciones tóxicas?

–(Repite la pregunta y la medita) Por miedo a la soledad. La toxicidad engancha. Muchas veces lo que menos nos conviene es lo que más nos gusta.

–¿Y cuál es la mayor toxicidad de una relación?

–No darte cuenta de que tienes al lado a una persona que no te conviene nada y pensar que no puedes dejar de vivir sin ella.

–Es que el texto de la obra es muy cruel.

–Entre ellos son muy crueles. Se dicen cosas muy feas, se insultan sin disimulo, no se soportan. Y mantienen un juego perverso con la tercera persona, un gran amigo del hombre y una antigua relación de la mujer.

–¿Qué poseen los amantes de buitres?

–Dicen que esos animales son carroñeros. Su mala fama se debe a que huelen y sobrevuelan la muerte para poder enganchar la carne y picar. Los personajes son buitres porque saben que van a picar donde duele.

–¿El polvo del olvido pesa?

–Es una palabra polisémica. Pesa porque es como lo rancio. De vez en cuando, hay que sacudirse y pasar a otra cosa. Y muchas veces falta la sacudida.

–¿Cómo sacudirlo?

–Yo soy de hacer yoga y meditación, de viajar y conocer gente nueva. Pero hay muchas formas de sacudirse el polvo.

–¿Usted forma parte del teatro o el teatro forma parte de usted?

–La verdad es que no sabría diferenciarlo. Llevo tanto tiempo haciendo teatro... Ésta es mi vida. Es como un veneno. Hay algo que te pica. La adrenalina del directo engancha de una manera brutal. ¡Y mira que es una profesión complicada y mal pagada! Sin embargo, yo no quiero hacer otra cosa.

–¿Es más feliz como actriz que como persona?

–No sé separar la actriz de la persona.

–¿Vive o actúa?

–Vivo. Y actúo mucho. Soy muy feliz trabajando.

–¿Sobre el escenario se siente como en casa?

–Desde luego. Y, sobre todo, en el Lara.

–¿Está el teatro ninguneado?

–Mucho. Igual que la educación.

–El IVA ha bajado al 10%. ¿Los políticos hacen teatro algunas veces?

–Decir eso es menospreciar el teatro, porque no puede hacerlo cualquiera. Los políticos hacen muchas tonterías y dicen muchas gilipolleces, pero hacer teatro es muy difícil.

–¿Para qué sirve el teatro?

–Para cambiar el mundo. Cada día estoy más convencida.

El lector

Licenciada en Ciencias de la Información, amante de la lectura y de la escritura, guarda algunos «vicios» de su época de estudiante. Y si bien es cierto que antes compraba los periódicos, también lo es que ahora los lee a menudo on-line. Además, lleva tres años presentando los premios Enfocados/ Desenfocados que organiza una ONG.