Lope de Vega se triplicará en la temporada 16/17 de la CNTC

Helena Pimenta presentó una programación en la que la Compañía Nacional tendrá a Quevedo por primera vez en su repertorio, de la mano de Gerardo Vera. Cervantes y Shakespeare tampoco podían faltar en el año de su cuarto centenario.

El Teatro de la Comedia ya tiene el planillo preparado para la temporada que vine, la segunda después de su reapertura en 2015. Helena Pimenta, como directora, presentó esta mañana una programación de la Compañía Nacional de Teatro Clásico en la que Lope de Vega será el autor que más veces visite las tablas de la calle Príncipe. «El perro del hortelano» abrirá el 19 de octubre la escena, dirigida precisamente por la primera cabeza de la CNTC, aunque en una versión de Álvaro Tato, que definió la pieza como «una obra masiva. Un laberinto de amor y celos en el que nos llama la atención su morbo» y en la que la comedia será el canal por el que llegar al «fondo de las cosas». Ya en 2016, «La judía de Toledo» (marzo) y «Fuente Ovejuna» (mayo-junio), completarán el trío de títulos de Lope. La primera, una coproducción de la CNTC con Micomicón, estará versionada y dirigida por Laila Ripoll en lo que ha entendido como un homenaje al autor, su «santo laico favorito». Mientras, «Fuente Ovejuna» se pondrá sobre las tablas con la cuarta promoción de la Joven Compañía de Teatro Clásico, con dirección de Javier Hernández-Simón.

Por lo demás, en el año del centenario de Shakespeare y Cervantes no podían faltar sus nombres y, así, Pedro de Urdemalas –también de «La Joven»– se mostrará en la Sala Tirso de Molina del 6 al 18 de diciembre y del 10 al 22 de enero. «La hemos elegido por ser una antología de los “Entremeses” de Cervantes y por ser un homenaje de éste al mundo del teatro», comentó el responsable de la versión, Jerónimo López Mozo. Su dirección correrá a cargo de Denis Rafter, que ve en el «caos» del manco de Lepanto «un reto y una oportunidad». Por su parte, El Bardo se representará con una versión libre de la Compañía Criolla (Argentina) en «Romeo y Julieta de bolsillo».

También se podrán contemplar «Las bodas de Fígaro» –de Caron de Beaumarchais–, con un Lluís Homar que ya interpretó la obra en este mismo escenario hace más de 25 años y que ahora lo hará como director de la mano del Teatre Lliure –que cumple su cuarta decena–; y la obra que presentan Gerardo Vera y la compañía Karamázov –coproducción con la CNTC–: «Los Sueños», de Francisco de Quevedo, que formará parte del repertorio de la Compañía Nacional por primera vez, según comentó Pimenta.

Otro de los grandes montajes de la 16/17 será el que reabriese la Comedia la temporada que ya agoniza, «El alcalde de Zalamea», cuyo éxito y aforo completo allá por donde pisó ha obligado a Pimenta a recuperar uno de los títulos destacados del 2015, y que todavía sigue de gira. Más de 70.000 espectadores ha cosechado hasta el momento en sus más de 110 representaciones. Ése ha sido otro de los puntos de la presentación, el balance de una temporada «intensa y dulce» –en palabras de la directora del CNTC–, que seguirá viva hasta que termine julio por los diferentes festivales de España. Donde destacan el 98,3% de ocupación de las butacas en la sede de la CNTC y en las giras y las casi 180.000 personas que las han ocupado.

Por lo demás, la Compañía Nacional mantiene otros de sus apartados de estos años, como dramatizaciones, publicaciones, La voz de nuestros clásicos –en colaboración con el Instituto Cervantes y que este año repasará «Los lugares de Cervantes», como recoge su nombre– y Préstame sus palabras, que continuará girando por los institutos de España.