Teatro

Olmedo, clásico hasta los topes

La Compañía Nacional, Morboria y la Fundación Siglo de Oro, entre otros, visitarán del 11 al 21 de este mes la Villa del Caballero en la 14ª edición de su festival de teatro clásico, que espera una gran afluencia de público.

La Compañía Noviembre Teatro, dirigida por Eduardo Vasco, presentará «Entre bobos anda el juego». Foto: Festival de Olmedo
La Compañía Noviembre Teatro, dirigida por Eduardo Vasco, presentará «Entre bobos anda el juego». Foto: Festival de Olmedo

La Compañía Nacional, Morboria y la Fundación Siglo de Oro, entre otros, visitarán del 11 al 21 de este mes la Villa del Caballero en la 14ª edición de su festival de teatro clásico, que espera una gran afluencia de público.

Con todas las localidades vendidas durante los fines de semana y un 70 por ciento de ocupación como mínimo el resto de los días, se va a desarrollar, de acuerdo a las estimaciones que hace la dirección, esta edición de Olmedo Clásico, que dará comienzo el jueves que viene. Una verdadera proeza para un festival cuyo escenario principal, la Corrala Palacio del Caballero, es capaz de albergar por sí solo a 860 espectadores, es decir, prácticamente a un cuarto de la población total de esta localidad vallisoletana. Como es lógico, igual que ocurre en casi todos los certámenes veraniegos, acude mucha gente de fuera a cada una de las representaciones; pero, sin duda, hay un público en Olmedo volcado con el teatro clásico y con su festival. Prueba de ello es que el Ayuntamiento sea capaz de vender cada año 300 abonos para ver los 10 espectáculos principales. «Las citas de teatro clásico como ésta cumplen una doble función muy importante –señala Benjamín Sevilla, codirector de Olmedo Clásico–. Por un lado, permiten descentralizar la cultura, es decir, que la gente de localidades pequeñas, y no solo la de las grandes capitales, pueda ver y disfrutar lo que hace, por ejemplo, la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Por otro lado, esta red de festivales permite a las compañías aventurarse a producir montajes de obras clásicas; saben que, si los trabajos son buenos, podrán exhibirlos en varios lugares. Eso es fundamental para preservar nuestro patrimonio clásico, porque en las grandes ciudades, salvo que se trate de una producción pública, se programan casi exclusivamente los grandes títulos que todo el mundo ya conoce». Sin olvidar esas grandes obras, pero tratando de transitar a la vez por lugares no tan comunes, ha configurado Sevilla la programación de esta edición, «con la comedia, en sus diferentes variantes, como género prioritario; con la mujer como principal protagonista en la autoría, la dirección o la interpretación; y con mucha diversidad tanto en el origen como en la forma de trabajar de las compañías seleccionadas», explica el codirector. Una de las propuestas que conforman este variado cartel es «La discreta enamorada». No puede faltar ningún año Lope de Vega en la programación veraniega de esta localidad cuyo nombre hizo célebre, precisamente, el poeta madrileño en su obra «El caballero de Olmedo». Será uno de los cinco títulos relacionados con Lope que podrán verse en esta edición. La Compañía Argentina de Teatro Clásico trae a nuestro país su aproximación personal a esta deliciosa comedia de enredo en la que, igual que en otros textos del Fénix, sorprende ver a un personaje femenino –en este caso es Fenisa– tan arrojado y transgresor. (Dónde: Corrala Palacio del Caballero. Cuándo: 15 de julio. Cuánto: 16 euros).

Por otro lado, y con una trayectoria afianzada en el Siglo de Oro que incluye el paso por la Compañía Nacional de Teatro Clásico, está «Vida=Sueño». El actor Jaime Soler Huete se atreve nada menos que con «La vida es sueño» en formato de bululú, esto es, representada por un solo intérprete que ha de ir incorporando todos los personajes de la función y sumar a ellos el del narrador. (Dónde: Centro de Artes Escénicas San Pedro. Cuándo: 16 de julio. Cuánto: entrada gratuita).

María de Zayas, dramaturga

«La traición en la amistad» se presenta en su estreno absoluto, dirigido por Alejandra Mayo sobre un texto de María de Zayas –el único de naturaleza teatral que conservamos de ella– que permite al espectador comprobar no solo las estimables dotes poéticas y dramáticas de esta importante autora del XVII, sino también la manera particular que tiene de urdir el conflicto y de perfilar los personajes propios de una comedia de enredo. (Dónde: Corrala Palacio del Caballero. Cuándo: 17 de julio. Cuánto: 16 euros).

Otro de los títulos de Lope es «El perro del hortelano», en esta ocasión puesto en pie, por primera vez en España, por la Compañía Nacional de Teatro de México. Inspirándose en la estética de los años 40 y, más concretamente, en la de las películas de Juan Orol, Angélica Rogel dirige esta divertida y aguda función sobre celos, dudas y maquinaciones, y sobre cómo las convenciones sociales y las distinciones de clase pueden obstaculizar el amor, pero no evitarlo. (Dónde: Corrala Palacio del Caballero. Cuándo: 17 de julio. Cuánto: 16 euros).

Por último, «Las mocedades del Cid», es la segunda parte de esta obra de Guillén de Castro sobre el papel de Rodrigo Díaz de Vivar en las disputas entre los hijos del Rey de León, Fernando I, a la muerte de este. Bajo una óptica aristotélica, el Cid aparece como un hombre que trata de conducirse con virtud moral y sentido de la justicia. (Dónde: Corrala Palacio del Caballero. Cuándo: 18 de julio. Cuánto: 16 euros).

Educación y juventud

Dos montajes en el programa de Olmedo atestiguan la especial preocupación del director Benjamín Sevilla por infundir en las nuevas generaciones «el amor por el patrimonio que es nuestro Siglo de Oro»: por un lado, los alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León, dirigidos por Pepa Pedroche, estrenarán «Las bodas de Olmedo», un espectáculo que pone de manifiesto la conexión de Lorca con el Lope más trágico; y, por otro, la Compañía Nacional acude con «Préstame tus palabras», un proyecto didáctico con los jóvenes como protagonistas.