Teatro

"Señora de rojo sobre fondo gris": La amputación del amor

Autoría: Miguel Delibes. Dirección: José Sámano. Intérpretes: José Sacristán. Teatro Bellas Artes. Hasta el 17 de noviembre de 2019.

Publicidad

No voy a ser precisamente yo, apasionado admirador de toda la literatura de Miguel Delibes, quien menosprecie aquí un libro como «Señora de rojo sobre fondo gris». Pero no sería honesto si no reconociese que no me parece esta su mejor obra. Tal vez, porque en ella el escritor descuidó el paisaje más que en otras ocasiones, dentro de esa tríada indisoluble –«Un hombre, un paisaje y una pasión»– en las que sustentaba su narrativa; tal vez, porque su austeridad castellana le dotaba de una capacidad para conmover mucho mayor cuando miraba al mundo que cuando se miraba fijamente a sí mismo. Sea como fuere, más allá de esa perfecta amalgama de precisión, belleza y sencillez que hizo única y genial toda su prosa, la novela –que tiene estructura de monólogo– no llega a desarmar emocionalmente al lector tanto como cabría esperar de ella. Y eso mismo, como consecuencia, es lo que ocurre en esta función. José Sámano optimiza la hermosura literaria de un texto al que se mantiene muy fiel y hace emerger con destreza todo el sustrato de sentimientos en el que se cimienta esta historia sobre un pintor que sufre una profunda crisis después de perder a su esposa y que va evocando, en ese monólogo, su existencia junto a ella. Sin embargo, cae el telón y a uno le ocurre lo mismo que al cerrar el libro: aunque han amenazado seriamente con hacerlo, las lágrimas no han llegado a brotar finalmente. Y eso a pesar del trabajo inconmensurable de José Sacristán. No es ya que el actor demuestre un oficio que pocos podrían igualar actualmente; es que ha llegado a ese punto mágico en el que uno, como espectador, no sabe ya distinguir siquiera cuál es su oficio, porque solo puede ver antes al personaje, a un simple y desconocido mortal enfrentándose al mundo con apabullante verdad.