Fútbol

Los millones y empleos que se pierden en los partidos a puerta cerrada

Los clubes pierden la recaudación de ese día, quizá tengan que devolver el abono y dejan de ganar lo que se consume en el estadio. Bares, restaurante, hoteles, viajes y el turismo de la ciudad se resienten

La Liga Santander - Valencia v Atletico Madrid
Mestalla vacío. Así va a estar el estadio en el Valencia-Atalanta de Champions FOTO: SERGIO PEREZ Reuters

El Valencia juega esta noche un partido donde tiene que remontar el 4-1 recibido en la ida contra el Atalanta y lo va a hacer sin el apoyo del público. El calor, el empuje que da al equipo local o el miedo que crea en el rival un estadio lleno y una afición entregada desaparecerán esta noche y con ellos, muchas de las esperanzas que podía tener el Valencia de pasar a los cuartos de la Champions.

El jueves tampoco va a haber público en el Sevilla-Roma de la Europa League y no está nada claro que el viernes, en el comienzo de la jornada de LaLiga, en el Real Madrid-Eibar en el Bernabéu vaya a entrar gente. LaLiga no ha tomado una decisión, pero los rumores apuntan a que no va a haber espectadores en un partido decisivo para el equipo de Zidane, que no puede permitirse ni un pequeño despiste.

Los partidos se van a ver porque la televisión los va a seguir dando y no va a dejar de pagar a los equipos el dinero prometid. El problema, sin embargo, llega por lo que se pierde en las taquillas y todo lo que ese movimento de personas genera.

Según un estudio de LaLiga, en la temporada 2016-17, el impacto en otros sectores por el fútbol (hostelería, transporte y alojamiento relacionado con los eventos deportivos en los estadios) llegaba a los 2.398 millones.

El gasto medio por persona alrededor del estadio en restauración y merchandising fue de 29 €.

En transporte para acudir y volver de los estadios y en el parking cada persona se gastó una media de 19 euros.

Y el gasto medio por pernoctar fuera de su residencia habitual para ver algún partido de LaLiga, fue de 122 euros.

Según LaLiga, en esa temporada, se hizo un gasto de 1.072 millones de euros en restauración, ocio, alojamiento y transportes.

Pero es que ir a los campos, provoca que se mueva toda la ciuddad. “Hemos medido el impacto económico de las visitas a museos, monumentos y otras atracciones turísticas de los aficionados nacionales cuando acuden los eventos deportivos de LaLiga fuera de su residencia habitual”, decía LaLiga." El gasto realizado en España por estos conceptos por los asistentes a los partidos de LaLiga asciende a 100 millone de euros, lo que supone un impacto en valor añadido de 53 M€. En términos de empleo, el impacto generado por el gasto turístico derivado de LaLiga en España es de 1.585 empleos”

Ahora los grandes clubes europeos tienen tres fuentes de ingresos: los derechos de televisión, que son los que más dinero seguro dan; los ingresos de márketing, que es lo que más han aumentado en los últimos años; y la tercera pata, aún importante, pero la menor de las tres, la taquilla. Un estudio de hace cinco años calculaba cuánto ganaban los equipos por taquillas. Según ese estudio el Real Madrid conseguía, de media, unos 5,3 millones de euros. En realidad, los grandes clubes apenas venden entradas, porque muchos son socios que tiene compradas ya las entradas por todo el año. Pero está por ver si tienen que devolver el dinero de los encuentros que no van a poder asistir por precaución.

Pero no es sólo el gasto de la entrada. En el fútbol moderno, los grandes equipos hace tiempo que comprendieron que parte del negocia consistía en hace del estadio un lugar de ocio donde los aficionados vayan a ver fútbol, pero no sólo eso. Que sea un lugar para estar más tiempo y para que los clubes aumenten su beneficio. Por eso clubes como el Real Madrid y el Barcelona planean obras en sus estadios. El Real Madrid ya está en ello, a un buen ritmo, cambiando las zonas para entrar e incluso escaleras para que las obras no compliquen la vida a sus aficiones. Mientras Bartomeu tiene planeado también un cambio integral del Camp Nou. El objetivo de ambos: conseguir más dinero.

Según ese estudio de la UEFA el Arsena era entonces el club en el que sus aficionados más dinero gastaban, unos 97,8 euros por cada espectador. Es probable que el club inglés ya no lidere está clasificación. El Real Madrid, entonces, era el tercero. Cada aficionado que iba al estadio gastaba unos 73,8 euros, una cantidad que habrá aumentado y aumentará en los próximos años.

Pero ahora el coronavirus ha parado todo esto y no sabe cuánto tiempo va a durar.