Nadal está preparado para todo: barre a Carreño en su estreno en Roma

Después de seis meses sin jugar se impuso por 6-1 y 6-1 en su reaparición

Como si no llevara seis meses sin jugar un partido oficial. Como si el Masters de Roma se estuviera jugando en mayo después de Montecarlo, Barcelona y Madrid. Como si fuera la gira sobre tierra batida de toda la vida. Volvió Rafa y fue el Nadal de siempre. Sólido, dominador, implacable. Muy Nadal. Que lo diga Pablo Carreño. Ante el número 18 del mundo y semifinalista en el Open USA, lo que iba a ser una buena prueba para comprobar cómo estaba el nueve veces ganador en Roma se convirtió en un recital de tenis. Rafa derrotó a Pablo Carreño por 6-1 y 6-1 en 74 minutos. En tercera ronda espera el ganador del Lajovic-Raonic.

Nadal apuntó que iba a estar en inferioridad de condiciones en relación a las raquetas que habían estado compitiendo en pista dura. “Pues menos mal”, debió pensar Carreño. Y eso que el asturiano empezó jugando con la alegría que había mostrado en Nueva York. Los dos primeros juegos fueron un espejismo. Rafa salvó una bola de break en el primero; Pablo se apuntó su primer servicio. Dos juegos y un cuarto de hora de partido. Se avecinaba película larga, pero... Nadal empezó a sentirse mejor de lo que él y Charly Moyá pensaban. Ganó su segundo servicio en blanco y ya cogió carrerilla. Desde el fondo de la pista se sintió como de costumbre. Muy a gusto. Una derecha por aquí, algún revés cruzado, buenos saques, unos reveses cortados con toda la intención... Carreño empezó a sentir que enfrente estaba el mejor jugador sobre tierra de la Historia y encajó cinco juegos seguidos. Del cuarto de hora de los dos primeros juegos a un visto y no visto (6-1) para cerrar el primer set.

Rafa dio la impresión de que quería más partido del que hubo. No es que esperase más oposición, es que a medida que avanzaban los juegos se sentía cada vez más cómodo. Físicamente se le vio sueltísimo. La victoria tuvo mucho de aviso para lo que puede suceder en los próximos 20 días. Visto el nivel es el gran favorito para alcanzar la final donde podría verse con Djokovic. Y luego, a París.

Nole se estrenó con un cómodo triunfo por 6-3 y 6-2 ante el italiano Salvatore Caruso, número 87 del mundo. El balcánico regresó a la competición después de ser descalificado en el Abierto de Estados Unidos en los octavos de final por dar un involuntario pelotazo a una juez de línea. Nole necesitó una hora y 24 minutos para infligir a Caruso la segunda derrota en dos enfrentamientos, tras ganarle en el Roland Garros de 2019. Al acabar el encuentro, el serbio fue protagonista de un gesto curioso, pues envió mensajes de cariño a las gradas completamente vacías, como siempre suele hacer cuando sí hay espectadores. También escribió en la cámara un “Fuerza Roma, os echo de menos”, en perfecto italiano.

La sorpresa de la jornada fue la victoria del italiano Jannik Sinner, de 19 años y número 81 del mundo, que se impuso por 6-1, 6-7 (11/9) y 6-2 al griego Stefanos Tsitsipas, tercer cabeza de serie del torneo. Sinner, que está en el torneo por invitación, se medirá en octavos a Dimi