Los bancos paralizan las cuentas y las tarjetas de crédito del Chelsea

Barclays ha inmovilizado el dinero del club a la espera de evaluar el permiso concedido por el Gobierno, que permite reaundar el proceso de venta de la entidad

Barclays ha suspendido temporalmente la actividad de las cuentas bancarias del Chelsea y de sus tarjetas de crédito a la espera de evaluar la situación tras el permiso especial concedido por el Gobierno británico para que pueda seguir operando. El club asegura que tiene la esperanza de que la suspensión se levante pronto.

La cuenta bancaria de Barclays está a nombre del club, pero el propietario es Roman Abramovich y por eso el banco ha decidido inmovilizar las cuentas y las tarjetas.

La situación actual del club le sitúa al borde del concurso de acreedores en caso de que el bloqueo de sus cuentas no se levante pronto. Se estima que tiene liquidez para afrontar los siguientes dos partidos después de que el Gobierno británico le diera un permiso especial para seguir operando en las cuestiones básicas de funcionamiento, que es todo lo que garantiza que pueda seguir compitiendo.

Esos gastos están limitados. Por ejemplo, sólo le permite gastar 20.000 euros en desplazamientos por cada partido. Si el bloqueo de las cuentas y de las tarjetas de crédito no se levanta pronto, el club corre el riesgo de no poder afrontar los gastos corrientes del día a día.

En ese caso, podría entrar en concurso de acreedores, lo que le acarrearía también una sanción deportiva de nueve puntos, lo que no compromete su supervivencia en la Premier, pero sí su presencia en la Liga de Campeones la próxima temporada.

El Chelsea ha sufrido, además, la fuga de varios patrocinadores. Three, el patrocinador principal que llevaba en la camiseta, ha sido el primero en suspender temporalmente su colaboración con el Chelsea, lo que le deja sin 45 millones de euros anuales. Hyundai, que aportaba doce millones de euros anuales, también se marcha. Nike es el único de los grandes patrocinadores que continúa apoyando al Chelsea.

La única buena noticia para el actual campeón de Europa es que el Gobierno británico ha dado permiso para que se reanude el proceso de venta que puede desbloquear el club. Para eso exige que Abramovich no obtenga ningún beneficio económico de esa venta.