Así es Roberto Martínez, el seleccionador de Bélgica del que todo el mundo habla

Se trata de Roberto Martínez, que en pocos días cumplirá 45 años y quien ha llevado a la selección de fútbol de Bélgica -hasta ahora- a la semifinal de la Copa del Mundo que se juega en Rusia.

Dependiendo del país en el que esté, es conocido como Bob, Robert o Roberto. Foto: EFE
Dependiendo del país en el que esté, es conocido como Bob, Robert o Roberto. Foto: EFE

Se trata de Roberto Martínez, que en pocos días cumplirá 45 años y quien ha llevado a la selección de fútbol de Bélgica -hasta ahora- a la semifinal de la Copa del Mundo que se juega en Rusia.

Es el entrenador de moda del Mundial y es español. Dependiendo del país en el que esté, es conocido como Bob, Robert o Roberto. Se trata de Roberto Martínez, que en pocos días cumplirá 45 años y quien ha llevado a la selección de fútbol de Bélgica -hasta ahora- a la semifinal de la Copa del Mundo que se juega en Rusia.

Nacido en Balaguer, a 30 kilómetros de Lleida, en una localidad de unos 17.000 habitantes, Martínez conoció la pasión por el fútbol desde muy pequeño gracias a su padre, Roberto, que durante doce años dirigió al equipo de la localidad en Tercera División. A los 16 años jugó en las inferiores del Zaragoza y cinco años después estaba de vuelta a casa.

Con dudas sobre su futuro profesional, este técnico que hoy ha igualado a la mejor Bélgica en Mundiales, empezó a estudiar fisioterapia y empezó entrenando a un grupo femenino de una escuela de fisioterapia en Zaragoza. Luego, a los 21 años, tras debutar en primera, firmó junto a dos compañeros, Jesús Seba e Isidro Diaz con el Wigan Athletic.

Robert siempre ha querido ser el primero en todo, según cuenta su mamá en una entrevista para la revista Panenka, y tiene en su hoja de vida algunos llamativos logros: el primer español en triunfar en las islas Británicas, el primero en marcar un gol en la FA Cup...

Entre sus referentes tácticos destacan Víctor Fernández en el Zaragoza, Johan Cruyff en el Barça o de John Benjamin Toshack en la Real Sociedad. Martínez es un cruyffista convencido que tiene también a Pep Guardiola como referente.

Jugó en el Wigan, en el Motherwell, Walsall, Swansea y Chester, hasta que en febrero de 2007 el Swansea galés lo reclamó como entrenador jugador. Siempre recuerda que aquel día de febrero perdió una apuesta que tenía cruzada con su padre para ver quién de los dos jugaría durante más tiempo.

El Swansea le dio la primera oportunidad (2007-08), pero el Wigan volvió a confiar en él. Durante los cinco años con los 'Latics' (2008-2013) consiguió el título de la FA CUP, después firmó por el Everton (2013-16) y en agosto de 2016 sustituyó a Marc Wilmots como seleccionador belga. Un año después había clasificado a Bélgica para el Mundial.

Cinco años antes había rechazado ser el ayudante de sir Alex Ferguson en el Manchester United. Muchos aseguran que Ferguson le dejó un mensaje en su móvil, pero Roberto solo utiliza el teléfono una hora al día y tardó una semana en escuchar el mensaje y devolverle la llamada. También dijo no tras escuchar una oferta procedente de la propiedad del Liverpool.

Por aquel entonces quería devolverle al Wigan todo lo que le había dado y lo consiguió. Futbolísticamente, Martínez es un enamorado del juego de toque: "Él suele reconocer abiertamente en público que es un entrenador cruyffista, pero conmigo no alardeaba de ser un fan incondicional de mi padre. Lo cual dice mucho de su carácter humilde", aseguró Jordi Cruyff, con quien coincidió unos cuantos años en Inglaterra.

Después de haber llegado hasta la penúltima ronda en un Mundial, Bob, Robert o Roberto está dispuesto a seguir haciendo historia y tal vez, sin planteárselo, encuentra la oportunidad de regresar hasta la casilla de salida, porque España busca seleccionador con urgencia.

Roberto Martínez frente a Bélgica, en cifras:

– Desde su debut como entrenador, el único partido que ha perdido ha sido un amistoso frente a España (0-2).

– Tiene 24 partidos consecutivos con 19 victorias y cuatro empates.

– Con Martínez a la cabeza, Bélgica ha marcado 78 goles y 20 ha recibido 20.

– El único partido en el que Bélgica no ha marcado ha sido en un amistoso contra Portugal que terminó 0 a 0.

Francisco Ávila/Efe