El Chiringuito de Pedrerol: La denuncia fantasma

Sorprende la repercusión en Barcelona de una acusación anónima y sin grabaciones, pruebas ni la más mínima credibilidad. Vuelve el victimismo

Cabral se encaró con el árbitro al ser expulsado en Balaídos, que también la tomó con Clos
Cabral se encaró con el árbitro al ser expulsado en Balaídos, que también la tomó con Clos

Sorprende la repercusión en Barcelona de una acusación anónima y sin grabaciones, pruebas ni la más mínima credibilidad. Vuelve el victimismo

Un invento mal parido. Eso es lo que me parece la extraña denuncia con la que un supuesto árbitro asistente desveló presiones, también supuestamente, de la Federación para favorecer al Real Madrid en el próximo clásico. Pero al margen de ese cuento que se va a desmontar en los próximos días, llama la atención la repercusión que ha tenido en algunos medios de comunicación. Sorprende el ruido que está haciendo algo tan poco creíble como esta denuncia, que parte del anonimato del denunciante y de un abogado que se pasea por todos los medios confirmando que no tienen pruebas ni grabaciones ni una conversación telefónica... Nada. Quieren provocar un incendio únicamente con humo y, de momento, lo están consiguiendo.

- Una mentira repetida...

La denuncia tiene un tufo muy sospechoso y no va llegar a ninguna parte, pero ya ha acaparado las portadas de la prensa de Barcelona, altavoces que le dan credibilidad y que acaban dejando cierto poso en la gente. Dicen que una mentira repetida mil veces acaba convirtiéndose en verdad, y no tiene que ser así. Pero a veces, cuela. Se ha podido ver este fin de semana en Balaídos, donde se coreó «así gana el Madrid» tras la justa doble amarilla con la que Clos Gómez expulsó a Cabral. Y también se comprobó ayer en el Camp Nou, que le cantó aquello de «qué malo eres» al colegiado madrileño Del Cerro Grande, aunque le concediera el empate al Barcelona en fuera de juego de Sandro.

- Papelón el 21-N

No me quiero meter para nada en el pellejo del árbitro que vaya a dirigir el clásico del próximo 21-N. Vaya papelón para él en un partido que ya de por sí es el más difícil de arbitrar de todo el campeonato. Eso es lo que han conseguido los que van por ahí denunciando sin pruebas y los que dan pábulo a estas pataletas que lo único que consiguen es ensuciar el fútbol.

- Se cargan el fútbol

El Barça ganó el triplete por méritos propios igual que el Madrid levantó la Décima un año antes gracias a su calidad y con mucho trabajo. Fueron los mejores en el terreno de juego, a la vista de todos, sin trampa ni cartón. Vencieron limpiamente. Dejémonos de historias e histerias de una vez y cuidemos más el fútbol entre todos. Si hacemos caso a este tipo de rumores, nos vamos a terminar cargando este juego que tanto nos apasiona.

- Errores del pasado

Me molesta especialmente el victimismo. El Barcelona no puede caer en los errores de otros tiempos pasados. No puede escudarse en los lagrimeos propios de equipos acostumbrados a perder. No puede imitar los lamentos de Simeone en esas declaraciones que habría que analizar más a fondo por parte de los que gobiernan el fútbol español. Si nos creemos y damos espacio a estas historietas, lo mejor será que cerremos el chiringuito y nos vayamos todos a casa.