¡Qué bueno que viniste, Luis!

La Razón
La RazónLa Razón

El Barça sigue andando en el alambre, haciendo equilibrios para sobrevivir a las bajas de Messi y el resto de lesionados. Bajo un ambiente de inestabilidad, los azulgrana resisten y sacan los partidos, no sin sufrimiento y siempre gracias a la dupla Suárez-Neymar. Ante el Éibar asistimos a otra primera parte complicada. Lo que tendría que haberse convertido en un partido plácido acabó siendo otro examen con aprobado justo. El Camp Nou resopló y el público se marchó con la sensación de que el equipo está jugando con fuego.

- El mejor 9

En esta ocasión fue Luis Suárez quien ejerció de líder. El uruguayo volvió a demostrar no sólo que lleva el gol en la sangre, sino también que se entiende a la perfección con Neymar. Si el brasileño fue el protagonista ante el BATE, anoche fue Suárez quien dio la cara e hizo olvidar todos los males del equipo. El nueve celebró su primer aniversario en Barcelona con un «hat-trick» y se volvió a confirmar como el mejor delantero centro del mundo.

- Defensa nula

Los grandes problemas del Barcelona radican en la defensa. Luis Enrique debe poner solución y evitar que cada ocasión del rival acabe en gol. Si el club quiere fichar en invierno debería pensar en reforzar esa línea y no tanto el ataque. Hay que ponerse las pilas de forma urgente y que la defensa deje de ser la verbena de la Paloma.

- ¡Qué malo eres!

En una semana marcada por la extraña denuncia por presiones arbitrales en nombre de un juez de línea anónimo, el colegiado volvió a ser protagonista en el Camp Nou. La afición culé acabó coreando de forma unánime «qué malo eres, árbitro, qué malo eres» tras la rigurosa expulsión de Mascherano. También es cierto que el primer gol de Suárez llega tras un posible fuera de juego de Sandro. Del Cerro Grande no estuvo bien y solo faltaba saber que era madrileño para que la afición la tomara con él.