Deportes

La pizarra: Obligada a mejorar

España dejó dudas ante Noruega. Robert Moreno improvisará defensa ante Suecia por la baja de Ramos. Busquets, cuestionado

Noruega-España

Publicidad

SIN TOQUE NI ORDENADOR

El comienzo, gaseoso. Ritmo e intensidad. Jesús Navas por derecha, avisa. Es un cohete. Al cuarto de hora nos pierden el respeto y del juego directo Noruega pasa a tocar. España no acepta el cambio de rol, se descompone y se deja por el camino el control. Tan solo Navas... La segunda línea está absolutamente estrangulada. Termina con el dominio del equipo noruego. Con el ordenador (el del domingo), ¿se modificará algo de lo que sucede en el campo? Un minuto, y golpe letal para los de Odegaard (gol de Saúl). Pero no. Lejos de morir en los fiordos, reaccionan. En un ida y vuelta infernal con el objetivo de remontar. Se suceden las ocasiones, por momentos, el riesgo asumido por los nórdicos puede penalizarlos, pero la remontada se huele, se palpa. Las ocasiones se suceden ante Kepa; nos bunquerizamos. En vez de recurrir a la posesión y al control, tratamos de terminar aliándonos con el reloj. Se hace justicia a un mal partido. Se pudo perder con total claridad. El resultado al final fue bueno por lo visto.

Suecia-España

PROHIBIDO DORMIRSE

Publicidad

Ante lo sucedido en Noruega, el míster está obligado a modificar. Con los mimbres que posee muchas son las dudas. La única que no se baraja es la portería, con Kepa. La defensa, a examen. La ausencia de Ramos provoca la modificación de los centrales, donde Iñigo o Llorente son la alternativa de futuro, con un Albiol que estuvo correcto, pero que no va a ninguna parte. En los laterales, la solidez de Carvajal y Reguilón tanto en ataque como en defensa representan un buen recambio. Falta Alba. En la sala de máquinas se ha perdido toque y fluidez. La figura de Busquets ahora es cuestionable. Hay variantes: Rodri y Thiago, que pueden asumir ese rol de dar dinamismo a la Roja. Saúl aporta fuerza y Fabián, criterio. Ambos son fiables. Se puede pensar en Cazorla, pero a largo plazo no es una solución. Sarabia también es polivalente en esa posición. En ataque hay que hacer un milagro. Se puede dar cualquier combinación, incluso la presencia de Gerard Moreno, voluntarioso y eficaz, puede jugar con Rodrigo y Oyarzábal.