La revancha de Ceballos, Meré, Vallejo y Mayoral contra Alemania en el Europeo sub'21

La selección española celebra un gol
La selección española celebra un gol

El verano de 2017 fue el de la explosión del fútbol alemán. Ganó el Europeo sub’21 y la Copa Confederaciones sin tener en ninguno de los dos torneos a sus mejores hombres. Los mejores sub’21 estaban con la absoluta en Rusia, y en el Europeo sub’21 jugaban los secundarios de la categoría y algunos futbolistas que se saltaron una generación, como Amiri, que marcó dos goles en la semifinal del jueves ante Rumanía.

En el banquillo, España ha cambiado a Celades por De la Fuente, pero en los alemanes repite Stefan Kuntz, el capitán de aquel Kaiserslautern al que derrotó el Barcelona con el gol de Bakero camino de su primera Copa de Europa. El seleccionador español se estrena en un campeonato sub’21, pero son varios los futbolistas que repiten. Ceballos, que no era tan importante en el comienzo del torneo, acabó siendo elegido el mejor jugador del campeonato a pesar de la derrota en la final y de los cinco goles de Saúl, que era entonces el capitán español. A su lado en la final estaban Meré y Vallejo como pareja de centrales, los mismos en los que confía De la Fuente a pesar de que Unai Núñez los ha hecho descansar en los dos últimos partidos. Vallejo se perdió el último partido de la primera fase y Meré, las semifinales contra Francia.

También estaba Marco Asensio en aquel torneo, un futbolista tan adelantado a su categoría que ha acabado renunciando a este campeonato por cansancio. Igual que Rodri, suplente de Marcos Llorente, que tuvo sus oportunidades durante el torneo pero no en la final. «Me hubiera gustado contar con ellos, evidentemente. Pero entiendo y respeto su situación. Un futbolista tiene que estar total y absolutamente seguro de que va a poder rendir al límite de sus posibilidades. Soy un afortunado por dirigir a los jugadores que dirijo y por tener a los jugadores que tengo», decía el seleccionador español después de golear a Francia.

Jugadores con ganas de revancha por lo que sucedió hace dos años. Una sensación que no sólo afecta a Vallejo, Meré y Dani Ceballos. Mayoral entró en la segunda parte de aquella final y en el banquillo se quedaron Mikel Merino, Oyarzabal y Carlos Soler. Pero el espíritu de revancha se ha contagiado a todo el equipo. En parte porque muchos de estos futbolistas, que ahora intentan ganar el quinto europeo sub’21 para que España pueda igualar a Italia como la selección con más títulos en la historia de la competición, ya ganaron el Europeo sub’19 de 2015. Allí no estaba Oyarzabal, que tuvo una irrupción más tardía en la élite, pero había 10 jugadores de este equipo sub’21. Sólo Unai Simón no fue titular en la final contra Rusia porque jugaba Sivera. Y los otros dos puestos de titular fueron para los ausentes Asensio y Rodri.Tampoco estaba Fabián, convertido en la referencia para este equipo.

El centrocampista del Nápoles fue elegido el jugador del partido en la semifinal contra Francia y aspira a heredar el trofeo de mejor jugador del campeonato de Ceballos. Pero Fabián siente la derrota de 2017 como si fuera suya. «Nos queda un pasito para hacer algo histórico y para tomarnos la revancha, que hace dos años no pudieron ganar, decía después de la goleada a los franceses. «Hemos visto que de nuevo hemos hecho un gran partido y este equipo no tiene techo. Esperamos jugar así en la final y poder llevárnosla”, añadía el jugador de moda.España tiene que luchar contra Alemania y contra el calor en el estadio Friuli de Udine, donde la Roja, a la que entonces nadie llamaba así todavía, disputó dos partidos del Mundial de 1990: el empate a cero contra Uruguay y el de los tres goles y el del inolvidable «me lo merezco» de Míchel contra Corea del Sur.

«El calor afecta un poco, las piernas se agotan antes. Pero tenemos gente que trabaja por detrás y seguro que llegamos de la mejor manera posible a la final», asegura Fabián, uno de los líderes de esta España sub'21 que ha deslumbrado con su fútbol.