Deportes

¿Por qué no se ha despedido Bale en el Real Madrid-Betis?

Se despidió Keylor Navas, pero nada se supo de Bale. La única vez que se le vio en el Santiago Bernabéu fue cuando salió su imagen en el banquillo a través de los videomarcadores del estadio. Había entrado en la convocatoria y se pensaba que Zidane podía darle minutos para que dijese adiós al estadio, pero nada.

Publicidad

El entrenador francés agotó los tres cambios: Asensio, Isco y Lucas, mientras Bale veía pasar el tiempo como suplente, sin decir adiós, sin dejar entrever al público madridista si ésta era la última vez que le veía como jugador blanco.

No ayudó tampoco el resultado del partido. Con el marcador a favor, quizá Bale hubiese tenido minutos, con un ambiente más favorable, pero cuando marcó el Betis el primero, sus posibilidades se esfumaron; y cuando ya el ex madridista Jesé hizo el segundo, se quedó sin opciones.

No hubiese sido un buen final para Bale. El público estaba enfadado y durante esta temporada ha demostrado que considera al futbolista galés uno de los principales responsables del decepcionante curso. Quizá si hubiera salido al campo, más que algún aplauso de reconocimiento, se hubiera llevado una pitada por el partido y el año que han visto los socios madridistas.

Zidane aguantó el cambio de Lucas, el último que hizo el Real Madrid, pero una vez que lo llevó a cabo, Bale se quedó sin su adiós. Sería muy raro, muy extraño, que la temporada que viene esté bajo las órdenes de Zidane.

Publicidad

Se le va a buscar una salida, aunque la situación no es favorable: hay que pagar su traspaso y también su sueldo. El Madrid está esperando una oferta, pero desde el club tienen muy claro que ya no hay sitio para él.

Que el choque contra el Betis fue su adiós, aunque nadie se diera por enterado.

Publicidad