Deportes

Puños fuera: El nuevo rol del líder Benzema

El Real Madrid desató una tormenta perfecta en su difícil vista al estadio de Ipurua. Desde el pitido inicial se vio a un equipo muy comprometido y solidario en uno de los partidos más completos de la presente temporada. Incluso una de las asignaturas pendientes, la del gol, la superó con nota, con un rotundo 0-4. La intensidad con la que jugaron los de Zizou, tanto en defensa como en ataque, es lo que venía pidiendo el madridismo desde hace tiempo. Y dentro del notable tono colectivo general sobresalió por encima de todos Karim Benzema. Fue el gran referente.

Publicidad

Superó a Puskas Una vez más, el francés sentó cátedra y dictó una lección de cómo se juega al fútbol. Con su movilidad al servicio de sus compañeros, Karim me recordó a un mito del Atlético y de la Selección española, José Eulogio Gárate, un jugador del eterno rival, pero al que yo siempre admiré como futbolista y como persona. El partido de Benzema en Eibar reafirmó el gran momento de forma físico y mental que exhibe el francés desde la temporada pasada. En el área golea como el mejor «killer» y luego juega al fútbol como los ángeles. Con esos dos nuevos tantos ante el Eibar llega a los 157 en Liga y supera a otro mito del madridismo, el gran Ferenc Puskas, que logró 156.

Ya avisé de Hazard Está claro que la marcha de Cristiano Ronaldo impulsó a Karim a un rol muy diferente al que tenía antes. Ahora no sólo hace goles con facilidad sino que es la gran referencia del equipo. Se ha convertido en un líder de verdad, de los que hablan en el campo y se asocia con todos su compañeros, pero en especial con Eden Hazard, al que está ayudando un montón. Ya advertí en estas páginas la pasada semana que asomaba el belga y no me equivoqué: al fin aparece la mejor versión de Hazard. El Real Madrid lo agradece.