Deportes

Djokovic, enemigo público número uno en Wimbledon

El serbio llega a Londres como indiscutible favorito en busca de igualar los 20 Grand Slams de Nadal y Federer

Novak Djokovic se dirige a una sesión de entrenamiento en el All England Tennis Club
Novak Djokovic se dirige a una sesión de entrenamiento en el All England Tennis ClubDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Wimbledon sigue siendo único y en esta edición aún más. Es el único Grand Slam que respeta la tradición de arrancar el lunes; será la última edición con el Middle Sunday –el domingo de descanso el primer fin de semana– vigente; el público no deberá llevar mascarilla y, según anunció Boris Johnson, las finales contarán con un cien por cien de aforo. Y el césped ha recibido los mismos cuidados de siempre pese al mayor parón de tenis en el All England Tennis Club desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. «A final de temporada, en septiembre, siempre hacemos una renovación de las pistas, así que la preparación ha sido la misma. Hacemos lo mismo se juegue el torneo o no se juegue. Las semillas, el corte, la altura, la forma en la que plantamos, todo sigue siendo igual», afirmó a Efe Neil Stubley, jefe de jardinería de Wimbledon desde hace 26 años. De cada pista se han seguido encargando 3-4 personas con revisiones diarias centradas en el bote de la pelota y en la solidez del suelo. Y ya se ha disputado el set de exhibición en la central por parte de cuatro mujeres socias para comprobar que todo está en orden.

El que no está es Nadal, pero sí los otros dos miembros del «Big 3». Novak Djokovic persigue alcanzar los 20 Grandes de Federer y el español. El suizo sueña con alcanzar los 21 que tan cerca tuvo en la última final disputada en 2019.

En la edición en la que retorna el torneo –no se disputó el año pasado por la pandemia– la novedad no es sólo la ausencia de Rafa. Los propietarios de las tradicionales casas cerca del club que alquilaban los jugadores se han quedado este año sin negocio. La burbuja ha recluido a los tenistas en dos hoteles oficiales y cada uno puede estar acompañado por un máximo de tres personas. Nada de cenas en Londres, cero vida social. Los tenistas y sus acompañantes sólo podrán ir del hotel al club y del club al hotel.

Nadie, ni siquiera él mismo, discute la condición de favorito de Djokovic. El campeón de las dos últimas ediciones reforzó su candidatura con su victoria en París. Su ambición es pareja al desafío de igualar las dos decenas de Majors de Federer y Nadal. Cuatro días después de levantar su segunda Copa de los Mosqueteros ya estaba entrenándose en la hierba de Mallorca. Se probó jugando dobles y llega a Londres en un momento culminante. «Ojalá pueda averiguar qué se siente al tener 20 Grandes en pocas semanas», aseguró en la conferencia de prensa oficial del torneo. Su técnico, Marian Vajda, ha apuntado qué espera Nole de este año: «El objetivo de Novak es ganar el oro olímpico y el Grand Slam». Garantizado el número uno del mundo hasta final de año salvo cataclismo, el objetivo del Golden Slam está al alcance del balcánico. Es el campeón de las dos últimas ediciones, ha confesado que va a estar en los Juegos y en Nueva York volverá a ser el gran favorito después del incidente del año pasado con un juez de línea. Djokovic debutará hoy (14:30) en la central, con el césped intacto y ante un británico, Jack Draper. «Sé poco más que es zurdo», ha dicho el de Belgrado. En su camino aparecen Anderson, Rublev, Tsitsipas...

Federer es una incógnita. «Después de todo lo vivido entre la lesión y la pandemia es un privilegio poder estar en Londres», confesó después de pisar la hierba del All England Tennis Club. La derrota en la segunda ronda de Halle ha rebajado sus expectativas. «Si cojo ritmo y me meto en la segunda semana, que es mi objetivo, me haré fuerte a medida que avancen los partidos», ha declarado. En su parte del cuadro se encuentran Medvedev, Zverev, Berrettini... Y en función de lo que suceda en Londres decidirá si acude o no a los Juegos.

El cuadro femenino vuelve a estar igual de abierto que en los últimos Grandes. Nadie manda. Naomi Osaka, la campeona en Australia y que se bajó de Roland Garros, tampoco está en Londres. Barbora Krejcikova, la ganadora en París, sí. El gran desafío vuelve a ser para Serena Williams en su enésimo intento para alcanzar los 24 Majors de Margaret Court. Carla Suárez se despedirá de Wimbledon ante la número uno del mundo, Ashleigh Barty. Garbiñe Muguruza y Paula Badosa volverán a ser las dos opciones españolas.