Olvídese de ascender en el trabajo

Los trabajadores temporales tienen una probabilidad de ascenso del 1,3%, frente al 0,7% de los indefinidos

La crisis ha reducido las posibilidades de ascenso
La crisis ha reducido las posibilidades de ascenso

Horas de dedicación, aceptar más responsabilidades y comprometerse con su puesto de trabajo. Estos pasos previos defienen el camino a seguir del trabajador perfecto para conseguir un ascenso. Sin embargo, esta aspiración cada vez se convierte menos en una realidad. La desaceleración del mercado de trabajo ha reducido la probabilidad de ascenso, y con ello, los deseos de gozar de un mayor sueldo, más conciliación y, en definitiva, una mayor calidad de vida.

Los recientes datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre de 2019 han vuelto a confirmar el proceso de desaceleración que está experimentando el mercado de trabajo español, mostrando el ritmo más lento de creación de empleo de los últimos seis años. La ocupación va ligada al ascenso laboral. El frenazo en el empleo ha afectado especialmente a los trabajadores temporales. Según los datos del monográfico del Mercado Laboral de Asempleo, estos asalariados han visto menguar su probabilidad de ascenso profesional hasta el 1,3%, dos décimas por debajo de la del año pasado, y seis décimas por debajo de la alcanzada en el año 2007. Este colectivo es históricamente más sensible y vulnerable ante las fluctuaciones económicas. Aún así, la probabilidad de ascenso de los trabajadores temporales duplica a la de los trabajadores indefinidos.

A estos últimos el ascenso se les resiste aún más. Pese a que la probabilidad de ascenso en este sector ha aumentado respecto al año pasado, pasando del 0,5% en 2018 al 0,7% en 2019, se mantiene en niveles sensiblemente inferiores a los alcanzados en el año 2007 (1,5%). Entre los trabajadores indefinidos, los hombres (0,8%), con educación alta (0,8%) y de entre 45 y 54 años (0,8%) son el colectivo con mayor probabilidad de ascenso profesional. La caída en la probabilidad de ascenso es más intensa entre los trabajadores que pasan de una ocupación básica a una media (del 0,89% al 0,71%), seguidos por los que pasan de una media a avanzada, si bien esta transición es mucho más infrecuente.

Las mujeres se topan con el techo de cristal

Los hombres (1,3%) con educación media (1,5%) menores de 24 años (1,5%) son los más propensos a mejorar su estatus profesional. Los colectivos más vulnerables muestran una menor probabilidad de ascenso profesional. Entre ellos destacan las mujeres, que siguen encontrando más barreras que sus compañeros, y los trabajadores con educación básica. En cuanto al tipo de contrato, los trabajadores indefinidos muestran una probabilidad de ascenso creciente con la edad mientras que los temporales muestran una probabilidad decreciente.

Los datos por comunidades autónomas muestran que el noreste peninsular (Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana) presentan tasas de crecimiento de la ocupación y de la probabilidad de ascenso entre los trabajadores indefinidos por encima de la media nacional. En el lado contrario, la mayoría de las comunidades donde la ocupación ha crecido por debajo de la media también presentan datos de ascenso bajos. En cuanto a los trabajadores temporales, los cántabros, castellanoleoneses y riojanos son los que tienen más probabilidades de lograr un ascenso, frente a los canarios, andaluces y murcianos, que presentan los niveles más bajos.