La Justicia europea anula la decisión de Bruselas de reclamar 250 millones a Amazon por ayudas fiscales ilegales

Declara que no se ha probado que hubiera habido una reducción indebida de la carga fiscal en Luxemburgo. Para la francesa Engie sí hay condena de 120 millones por “trato fiscal ventajoso”

Mark LennihanAP

Ni se recuperará el dinero ni se ha demostrado que eran subvenciones ilegales. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha avalado las ayudas fiscales por valor de 250 millones de euros que la multinacional estadounidense Amazon recibió del Gobierno de Luxemburgo y que la Comisión Europea había considerado ilegales y obligado a devolver. En su sentencia, la Justicia europea considera inexistente la ventaja selectiva que interpretó Bruselas cuando en su decisión contra del ‘tax ruling’ diseñado por Luxemburgo para Amazon, al concluir que los servicios comunitarios no demostraron de manera suficiente que hubiera habido una reducción indebida de la carga fiscal de una de las filiales europeas de la compañía de Jeff Bezos.

Tanto Amazon como Luxemburgo recurrieron la decisión del Ejecutivo comunitario que implicaba la recuperación por parte de las autoridades del país de hasta 250 millones de euros recibidos por la compañía en forma de ventajas fiscales para su filial en Europa, instalada en Luxemburgo. La Comisión Europea actuó en este caso al considerar que el sistema fiscal ofrecido a Amazon en Luxemburgo permitió a la firma estadounidense pagar durante varios años “sustancialmente menos” impuestos que otras empresas en el país “sin justificación aparente”. En concreto, la responsable de Competencia en el Ejecutivo comunitario, Margrethe Vestager, afirmó que tres cuartas partes de los beneficios de Amazon no fueron gravados, por lo que se le permitió “pagar cuatro veces menos impuestos que otras compañías locales sujetas a la legislación nacional”.

En su sentencia de este miércoles, el Tribunal europeo da la razón a Amazon y a Luxemburgo en sus recursos contra el Ejecutivo comunitario al considerar que éste basó la constatación principal de que había ventaja fiscal en un “análisis erróneo”, por ejemplo al considerar que Amazon Europe Holding Technologies SCS (LuxSCS) era un mero titular pasivo de los activos intangibles de que se trataba. Por ello, el Tribunal General de la UE concluye que ninguna de las razones expuestas por la Comisión en su decisión impugnada bastan para demostrar la existencia de una ventaja ilegal.

Tras conocer la sentencia, desde la multinacional han destacado su compromiso con Europa, subrayando que Amazon “cumple con la ley en todas las jurisdicciones en las que opera. Damos la bienvenida a esta decisión del Tribunal que respalda el argumento que siempre hemos mantenido: Amazon cumple con todas las leyes aplicables y no hemos recibido ningún trato especial. Nos complace que el Tribunal haya dejado esto claro y podemos seguir centrándonos en trabajar para nuestros clientes en toda Europa”, ha indicado.

La ayuda a Engie sí que es ilegal

Por el contrario, en otra sentencia que también se ha conocido hoy, el Tribunal europeo sí considera probado que Luxemburgo ofreció un trato fiscal ventajoso e incompatible con las reglas del mercado común a la compañía energética francesa Engie y confirma la decisión de Bruselas que obliga a esta empresa a devolver 120 millones de euros. La Justicia europea cree que el trato fiscal preferencial ofrecido a Engie fue esencialmente consecuencia de la no aplicación de normas nacionales en materia de abuso y rechaza que la Comisión cometiera aquí errores de apreciación o de derecho para detectar una ventaja fiscal que supuso una ayuda pública ilegal.

El Gobierno luxemburgués ha celebrado el fallo que le da la razón en el caso de Amazon, mientras analizará la sentencia contraria sobre Engie para decidir los pasos a seguir, según ha informado el propio Ejecutivo a través de un comunicado de prensa. En su declaración, Luxemburgo afirma que, en todo caso, las sentencias dictadas este miércoles “no ponen en ningún caso en duda el compromiso” del país con la “transparencia en materia fiscal y de lucha contra las prácticas de evasión fiscal”.