¿Qué ven los demás cuando buscan tu nombre en Google?

Internet es el punto de partida en la búsqueda de cualquier tipo de información para millones de usuarios y, la mayor parte de esas búsquedas, son realizadas a través de Google. El 78% de las búsquedas realizadas en internet a nivel mundial se lleva a cabo por medio de Google y, si ponemos el foco en España, ese porcentaje aumenta hasta superar el 95% de las búsquedas.

Pero, ¿qué ocurre cuando una de esas búsquedas va dirigida hacia una persona en concreto? Si alguien decidiera buscar en Google tu nombre, ¿qué clase de información encontraría sobre ti?

La reputación online es un factor esencial hoy en día para cualquier individuo. Tanto empresas y compañías que busquen contratar nuevos profesionales como compañeros de trabajo, clientes o amigos y familiares utilizarán Google para buscar cualquier clase de información que necesiten sobre un individuo, por lo que es fundamental no sólo asegurarnos de que no encontrarán nada que nos comprometa si eso sucede, sino además lograr que perciban una imagen positiva y profesional sobre nosotros.

Actualmente nos encontramos en una sociedad hiperconectada en la que información de todo tipo es compartida constantemente, siendo ésta además de acceso libre en la mayoría de los casos. El nivel de información personal que se vuelca en internet cada día crece de forma constante y en muchas ocasiones su publicación queda fuera de nuestro control, ya que es muy frecuente la publicación de imágenes o menciones en redes sociales sobre nosotros por parte de contactos y amigos, por lo que es esencial proteger nuestros datos personales en las redes sociales.

Como hemos comprobado, Google suele ser el primer lugar al que acuden los internautas para buscar información sobre alguien. Por ello, a continuación señalamos los pasos y procedimientos que puedes realizar para administrar tu reputación online y, de esta manera, gestionar o eliminar cualquier tipo de información que te afecte y puedan ver otros usuarios.

1. Busca tu nombre en Google

Lo primero que debes hacer es, como es lógico, comprobar la información que Google muestra sobre ti al teclear tu nombre y apellidos. De esta manera podrás revisar si se muestra algo que preferirías que no apareciese o que pueda dañar tu imagen.

2. Revisa la información en tu perfil de Google

Si no cuentas con un perfil en Google sería recomendable que lo creases. Tener un perfil activo en Google hace posible administrar la información que se muestra al resto de internautas sobre ti. Datos de contacto o personales son parte de la información que es posible manejar de esta manera.

3. Elimina la información no deseada

Si al navegar por internet encuentras algún tipo de contenido sobre ti o relacionado contigo que te gustaría eliminar como, por ejemplo, información de carácter personal (número de teléfono, dirección, información financiera, etc.) o alguna imagen que te parezca inadecuada u ofensiva, el primer paso que debes dar es confirmar si dicho contenido se encuentra bajo tu control (por ejemplo, una imagen o publicación antigua en algún perfil de tus redes sociales) o bajo el de un tercero. En el caso de que dicho contenido se encuentre en una web que no esté bajo tu control, el proceso de eliminación de esa información es más complicado, pero todavía puedes llevar a cabo algunas acciones para conseguirlo.

Cualquier internauta puede solicitar a Google que elimine de los resultados de búsqueda información de carácter confidencial o personal relacionada con él, como una imagen o archivo que incluya su firma manuscrita, su número de cuenta bancario u otros tipos de datos financieros. Si quieres conocer más detalles sobre la información que Google eliminará sobre sus usuarios, consulta sus Políticas de Eliminación de Contenido.

Aunque Google decidiera eliminar de los resultados de búsqueda el enlace a la web o a la imagen de un contenido denunciado por un internauta, ese contenido seguirá existiendo en la web original y se podrá seguir accediendo a él a través de cualquier otra vía, como las redes sociales, otros motores de búsqueda o escribiendo directamente la url. Por ello, en estos casos es necesario contactar con el propietario de la web en cuestión y solicitarle directamente la eliminación del contenido.