Economía

El ladrillo huye del “procés”

Cataluña se ha convertido en la cuarta región española en volumen de vivienda nueva.

Cataluña se ha convertido en la cuarta región española en volumen de vivienda nueva.

Publicidad

El repunte en la construcción está mostrando las heridas abiertas por el «procés». Mientras que Madrid acumula casi el 27% de los visados para construir nuevas viviendas en España en los tres primeros meses del año, toda Cataluña apenas suma el 11,6%. La demanda de vivienda está creciendo el doble en Madrid, una situación que se viene produciendo de forma constante durante el último lustro. Los datos recogidos por Fomento de los visados concedidos por los colegios de arquitectos técnicos para construir viviendas nuevas en toda España, que muestran un crecimiento próximo al 19% en el primer trimestre del presente año, no dejan lugar a la duda: de los 27.886 visados acumulados hasta marzo, Madrid se llevó 6.577, Cataluña registró 3.236.

La diferencia es especialmente significativa en la vivienda nueva en bloque, sobre todo en marzo, cuando Cataluña apenas registró 546 visados mientras que en la comunidad madrileña multiplicó por cuatro la demanda, hasta los 2.191 visados de obra nueva en bloque. Cataluña se ha convertido, de hecho, en la cuarta región española en volumen de vivienda nueva. En el primer trimestre ha sido sobrepasada no sólo por Madrid sino por Andalucía, que suma 5.799 visados, y la Comunidad Valenciana, con 3.481 visados. Una situación que no es nueva desde 2014, cuando el desafío soberanista retrajo la inversión. Desde entonces, Andalucía ha cerrado todos los ejercicios por delante de Cataluña en obra nueva y la Comunidad Valenciana logró sobrepasar a su comunidad vecina en 2015 y va camino de lograrlo este año.

Los mejores registros en un arranque de año desde 2009 muestran que la tensión política y económica está pasando factura en el ladrillo, con la paralización de algunas obras previstas por grandes grupos inversores en Barcelona. En cualquier caso, a pesar del notable repunte del primer trimestre, los visados de viviendas se mantienen lejos de los máximos que registraron entre enero y marzo de 2007, cuando en pleno «boom» llegaron a contabilizar más de 217.200.