Estupor en el sindicalismo asturiano por la fortuna oculta del exlíder de SOMA-UGT

El secretario general del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi (c), ha anunciado que la Comisión Ejecutiva del sindicato ha decidido hoy tramitar la expulsión de militancia de su exsecretario general José Ángel Fernández Villa.
El secretario general del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi (c), ha anunciado que la Comisión Ejecutiva del sindicato ha decidido hoy tramitar la expulsión de militancia de su exsecretario general José Ángel Fernández Villa.

Una fortuna oculta de 1,4 millones de euros que el ex secretario general del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, regularizó en la amnistía fiscal de 2012, ha dejado hoy huérfana de su historia más reciente a la organización que, desde hace más de un siglo, simbolizó la lucha obrera en España.

Una fortuna oculta de 1,4 millones de euros que el ex secretario general del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, regularizó en la amnistía fiscal de 2012, ha dejado hoy huérfana de su historia más reciente a la organización que, desde hace más de un siglo, simbolizó la lucha obrera en España.

Ambas expresiones han sido utilizadas por el secretario general de la FSA-PSOE, Javier Fernández, al anunciar, visiblemente afectado pero en tono contundente, la expulsión del partido del que fue su principal mentor en política, una decisión secundada poco después por el sindicato que Fernández Villa dirigió durante 35 años.

Fernández Villa (Tuilla, 1934) permanecía retirado desde abril de 2013 aquejado de problemas de salud tras dirigir en la sombra desde la transición el devenir de socialismo asturiano, que ha gobernado el Principado en siete de las nueve legislaturas autonómicas, desde la influencia que le daba el poderoso sindicato minero.

La investigación abierta por Hacienda al último líder obrero en formar parte, durante el mandato de Felipe González, de la Ejecutiva Federal del PSOE ha causado asombro y estupor en la clase política asturiana, y en especial en sus compañeros de partido, en medio de comparaciones con la situación que atraviesa Jordi Pujol.

Para el presidente asturiano, cuya candidatura a la secretaria general de la FSA-PSOE y a la jefatura del Ejecutivo fue impulsada por el sector que lideraba Villa, este caso es aún más grave que el del político catalán "por la cercanía y por lo simbólico"de la figura que heredó el carisma del fundador del SOMA, Manuel Llaneza, a su vez tío-abuelo del máximo responsable del partido en Asturias.

Sin querer entrar en lo personal, Fernández ha dado así una respuesta dura e inmediata a la situación de Villa, cuyos únicos ingresos conocidos eran los que obtuvo, en distintas etapas, como dirigente sindical, diputado autonómico, senador o miembro del consejo de administración de Hunosa, del que sigue formando parte.

"La justicia y la fiscalía deben llegar al fondo del asunto para conocer el origen de ese dinero y los eventuales cooperadores que hubiera podido tener para conseguirlo y ocultarlo", ha subrayado en una comparecencia en la sede del PSOE asturiano.

Cuando el dirigente sindical anunció su retirada en abril lo hizo en medio de los halagos del conjunto de fuerzas políticas, sindicales y empresariales de la región donde, pocos meses antes, había recibido de manos del entonces presidente y uno de sus mayores adversarios políticos, Vicente Álvarez Areces, la Medalla de Oro de Asturias concedida al SOMA-UGT con motivo de su centenario.

Su sucesor, José Luis Alperi, ha calificado la de hoy como la jornada "más difícil"en la historia del sindicato que, aún en 2012, protagonizó varios meses de intensas movilizaciones en defensa de la minería del carbón liderado por un Fernández Villa que, mermado físicamente, volvía a situarse al frente de las barricadas.

Ese conflicto dejó para el recuerdo su imagen, ataviado con un pañuelo del sindicato al cuello, enfrentándose a un policía al que advertía: "Yo llevo sesenta años en primera línea de este negocio. Viví la represión de la dictadura y no acepto una represión en la democracia. Así de claro".

Si en el momento de su despedida hubo unanimidad en torno a sus méritos en defensa de un sector minero en permanente declive, hoy han sido adversarios ideológicos con los que mantuvo una buena relación personal quienes más prudencia han mostrado para juzgarlo.

"Me corresponde guardar silencio, callar la boca y no aprovechar de forma oportunista una situación como ésta", ha dicho el delegado del Gobierno y exalcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, mientras que el líder de Foro, Francisco Álvarez-Cascos, ha preferido esperar a conocer las explicaciones que pueda entre críticas a las "filtraciones interesadas"de la Fiscalía Anticorrupción.

Un estrecho colaborador político de Fernández Villa durante décadas señalaba por su parte a Efe su estupor pese a estar "curado de espanto"y se preguntaba "para qué"quería esa fortuna oculta alguien "obsesionado"con su labor sindical "y que ni cogía vacaciones con la familia por que no tenía otra vida".

"El daño está hecho. Convives con alguien cuarenta años y, cuando crees que lo conoces, 'ye' mentira", lamentaba su ya excompañero al recordar que, mientras lideraba sus últimas movilizaciones, gestionaba con Hacienda su particular amnistía fiscal.